Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

La trampa 22 y la expansión de los créditos para pymes

Por   /   23 junio, 2014  /   Sin Comentarios

Daniel de Melo, de FicoPor Daniel Melo, Director Senior de FICO, multinacional proveedora multinacional de tecnología para la gestión de decisiones y la analítica predictiva.

 

(La trampa 22 es una paradoja de la que no se puede escapar debido a reglas contradictorias: un círculo vicioso, en definitiva. Ocurre en muchas ocasiones en las que existen reglas, regulación o procesos sobre los que un individuo no tiene el control. En el mundo financiero, esta trampa se da con más frecuencia de lo que se puede pensar).

 

Incrementar el crédito para las pequeñas y medianas empresas se ha convertido en una prioridad global. Desde China hasta España, desde Arabia Saudí hasta Estados Unidos: todos los Gobiernos reconocen la importancia de las pymes como motor de empleo y de crecimiento económico. De hecho, se están promoviendo de forma activa los créditos a este tipo de organizaciones, ya sea mediante legislación específica, encuentros sectoriales o incluso ayudas financieras.

Ninguno de estos esfuerzos tendrá éxito, sin embargo, si las entidades financieras no resuelven la “trampa 22” en lo que se refiere a créditos para pymes: un círculo vicioso en el que el problema principal es que las cantidades que se demandan son a menudo muy pequeñas como para que los prestamistas ganen suficiente dinero como para justificar los costes de los procesos de solicitud; es decir, las pymes demandan crédito, pero para los bancos el esfuerzo de otorgarlo no tiene, la mayor parte de las veces, un retorno sólido. Además, los bancos deben tomar decisiones de forma muy cuidadosa porque las empresas pequeñas suelen presentar más riesgos que las grandes empresas. Y los bancos deben, además, cumplir con la regulación para estimar las reservas de riesgo, que se aplican también a las cantidades más pequeñas.

Para poder conseguir el objetivo de incrementar la concesión de préstamos rentables, las entidades deben mejorar sus procesos y los Gobiernos deben asegurar sus compromisos. Los bancos podrán expandir su oferta a las pymes de forma sostenible sólo si reducen los tiempos y los costes relacionados con los procesos de solicitud. Para ello, la automatización de decisiones y la analítica es clave. Sobre todo en un momento en el que se vislumbra la recuperación económica y, sin embargo, los créditos para pymes siguen igual de restringidos que durante la recesión.

Esta situación ha abierto la puerta a fuentes alternativas de financiación y, así, ahora muchas pymes buscan el crédito en sus círculos cercanos o incluso en compañías financieras online. Y también las compañías de leasing han entrado de forma agresiva en el mercado con ofertas muy tentadoras.

Es decir, que los bancos se van a encontrar con una competencia feroz cuando vuelvan a abrir el grifo de los créditos a pymes, por lo que deben estar preparados para poder dar respuestas satisfactorias y diferenciadoras frente a los nuevos jugadores del mercado. Y en este sentido, de nuevo, la analítica permite realizar mejores ofertas, obtener mayor transparencia frente al riesgo y reducir los costes de financiación.

Los procesos de solicitud manual son cosa del pasado

Para tomar decisiones inteligentes de forma más rápida, las entidades financieras deben empezar a introducir herramientas de automatización de decisiones en sus procesos. En la mayor parte de los casos, un primer paso podría ser automatizar los sistemas de gestión de reglas de negocio. Incluso las sucursales de ciudades más pequeñas, donde el director puede que conozca perfectamente la situación de cada empresario como para tomar decisiones manuales de forma rápida, pueden beneficiarse de los procesos automatizados, ya que cualquier decisión automatizada cumplirá con las políticas de regulación y transparencia o consistencia de la entidad y se precisará de mejor tiempo y dinero para probarlo.

Créditos a pymes, de Free DownloadLas entidades que dejaron de otorgar créditos durante el período de crisis económica tienen que buscar ahora cómo recuperar el mercado perdido. Para ello, es fundamental controlar mejor los riesgos para no volver a sufrir los vaivenes financieros del pasado. De hecho, una de las causas fundamentales por las que se retuvo el crédito fue que no se contaba con modelos de validación y predicción útiles. Si las entidades hubieran tenido herramientas de monitorización del rendimiento, podrían haber ajustado y alineado los modelos a las condiciones de cambio, evitando o mitigando las pérdidas.

Después de la crisis, la falta de este tipo de controles se ha convertido también en una de las mayores preocupaciones de los reguladores en la mayor parte de los mercados. Con un modelo de gestión centralizada, las entidades crediticias pueden mantener la precisión de las predicciones de riesgo realizando seguimientos de rendimiento en cualquier modelo. Con esto, los bancos pueden conocer mejor las relaciones con sus clientes, lo que significa también que pueden conocer la exposición al riesgo de forma más efectiva y aprovecharse del potencial que ofrece la venta cruzada de productos de toda la línea de negocio.

El papel de las fuentes alternativas de crédito

Las empresas que otorgan créditos tienen una situación cada vez más complicada, ahora que los bancos empiezan a ofrecer financiación de nuevo. Sin embargo, las compañías alternativas de créditos están utilizando la analítica para realizar ofertas a pymes con bajo riesgo, y la están utilizando también para sacar información recogiendo datos sin estructurar procedentes de blogs, foros, redes sociales…. Utilizando métodos avanzados para optimizar sus estrategias de decisión y para automatizar sus procesos de aceptación de solicitudes, pueden responder de forma más rápida que la competencia.

Por otro lado, las compañías de leasing han incrementado su actividad con las pymes desde la crisis económica. La expansión se ha producido en parte por el descenso del negocio en la compra de equipos, por lo que este tipo de empresas ha tenido que buscar otras fuentes de ingreso. Las compañías de leasing entienden que la automatización de decisiones es clave para ofrecer unos servicios de punto de venta interesantes, así como para realizar transacciones a largo plazo, con las que se establecen relaciones de gran valor con el cliente.

En definitiva, los Gobiernos de todo el mundo están tomando decisiones para mejorar el crecimiento económico a través de la concesión de créditos a pymes. Para que estos esfuerzos funcionen, las entidades crediticias deben adoptar o mejorar sus procesos de automatización de las decisiones, de forma que se eliminen ciertos impedimentos que hacían complicado que este negocio fuera rentable.

Imagen cortesía de Jeroen van Oostrom / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *