Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Vivir/ Ocio  >  Cultura  >  Artículo actual

10 experiencias que convierten a Córdoba en una visita imprescindible

Por   /   28 octubre, 2016  /   Sin Comentarios

Alcázar de Córdoba, de OpenPor Enrique Sancho, director de Open Comunicación, compañía especializada en comunicación y marketing.

 

No hacen falta razones (o, al revés, hay miles de ellas) para visitar Córdoba en cualquier momento. El otoño puede ser uno de ellos, cuando no hay tantos turistas, las temperaturas son suaves y la vegetación en torno al Guadalquivir, a su paso por el centro de la ciudad, adquiere los más preciosos colores. En cualquier caso, el máximo disfrute en Córdoba se logra en primavera, y más concretamente en mayo, cuando la floración permite el mayor esplendor de la ciudad y de sus típicos patios.

Lo cierto es que Córdoba es un compendio de pasado y modernidad. Esta ciudad milenaria, declarada “Patrimonio de la Humanidad”, es un legado vivo de las diversas culturas que se asentaron en ella a lo largo de su historia. Hasta el punto de que caminar por sus calles es pasar de una época de la historia a otra. No en vano, posee una riqueza monumental y un ambiente únicos.

En cualquier caso, entre las mil razones para visitar Córdoba, las siguientes diez con imprescindibles.

  • 1.- Recorrer el centro histórico.

A lo largo de los siglos, los distintos pueblos y culturas que han pasado por Córdoba han ido dejando en sus calles una herencia monumental de valor increíble. Pero el protagonismo absoluto se lo lleva la gran mezquita, hoy catedral. Considerada como el monumento islámico más importante de todo Occidente, sin duda es una de las obras de arte más fascinantes del mundo. Su bosque de columnas, sus arcos bicolores y su decoración, junto a los elementos góticos, renacentistas y barrocos de la catedral cristiana levantada en su interior, componen un conjunto arquitectónico único e irrepetible.

No obstante, acompañando a la mezquita, se encuentran en esta ciudad otros edificios magníficos. Así, un paseo tranquilo por su casco histórico permite descubrir el Alcázar de los Reyes Cristianos, con sus bellos jardines, sus baños árabes o el Salón de los Mosaicos, http://www.nuevaempresa.com/wp-content/uploads/2017/02/atardecer-puente-romano-cio.jpgdonde se expone la fabulosa colección de mosaicos romanos encontrada bajo la Plaza de la Corredera.

Hay que acercarse también a las estrechas calles de “La Judería” y disfrutar de las hermosas yeserías de su sinagoga. Y asimismo, merece una visita el complejo arqueológico de Medina Azahara, muy cerca de la ciudad; los patios cordobeses del Palacio de Viana; la Posada del Potro, que aparece mencionada en “El Quijote”; el barroco Convento de la Merced; la Torre de la Calahorra… Y tampoco hay que perderse la bella vista de la ciudad desde el otro lado del puente romano, que además por la noche dispone de una espectacular iluminación (www.turismodecordoba.org).

  • 2.- Ver la Córdoba más secreta.

En las oficinas de turismo de la ciudad pueden contratarse dos excursiones originales que permiten descubrir la Córdoba menos conocida de una forma atractiva y diferente.

El primero de los programas, “Paseos por Córdoba”, propone una visita guiada nocturna que recorre a pie el casco antiguo, al margen de una degustación en una taberna típica y escenificaciones teatrales, La Córdoba secreta, de Opendonde personajes ilustres contarán algunos pasajes históricos de la ciudad. Mientras, el segundo de los programas, “Los Secretos de Córdoba”, es una original iniciativa que encantará a toda la familia, pues con ella uno se puede divertir jugando a ser detective mientras descubre el patrimonio cultural de Córdoba: el objetivo consiste en responder, en 48 horas, a 6 preguntas relacionadas con los monumentos, museos, calles y plazas de la ciudad. Para resolver los misterios hay que visitar cada lugar y, si las respuestas son correctas, en la Oficina de Turismo esperará un premio (www.reservasturismodecordoba.org).

Además, también hay ruta para descubrir la Córdoba misteriosa, la de las leyendas, la de la Inquisición, la de Julio Romero de Torres, la subterránea… y muchas más (www.eraseunavezcordoba.com).

  • 3.- Descubrir el alma de Córdoba.

Sin duda una de las primeras visitas en la ciudad debe ser a su mezquita-catedral, uno de los más asombrosos monumentos de la Humanidad y el edificio religioso más singular de todos los existentes. Pero una forma diferente de verla es por la noche, Mezquita de bnoche, de Opencon el recinto vacío, en una perfecta combinación de luces y sonidos que permite al deslumbrado visitante el descubrimiento de la vida interior que fluye entre sus columnas, sus arcos y sus muros, mientras le acerca a su misterio y le hace sentir protagonista directos de la historia. Las audaces soluciones técnicas y su inconmensurable belleza artística reflejan sutilmente en este monumento la interpretación del alma de Córdoba, la esencia de su espiritualidad. De esta forma, el Consorcio de Turismo de Córdoba y el Cabildo de la Catedral, y con el Patrocinio del Plan de Excelencia Turística de Córdoba, ofrecen una nueva forma de conocer este singular templo y admirar su belleza, descubriendo aspectos hasta ahora inéditos del mismo.

La visita nocturna (18 euros) es para grupos de 80 personas como máximo, que son conducidos por los diferentes espacios del monumento, llamados por la luz, y la direccionalidad de la ambientación sonora. La narración se realiza simultáneamente en 8 idiomas (www.elalmadecordoba.com).

  • 4.- Contemplar los patios cordobeses.

Aunque el momento ideal para apreciar la belleza de los patios de Córdoba es en el mes de mayo, durante las dos semanas que dura la “Fiesta de los Patios de Córdoba”, reconocida por la UNESCO como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, descubrir su encanto puede hacerse en cualquier otro momento. Patios de Córdoba, de OpenPara ello, se ha creado el Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios (calle Trueque, 4), una casa-patio emblemática de la tradición festiva de Córdoba, la fiesta de todo un pueblo, que vive sus patios de casas particulares, que los abren de manera desinteresada y que compiten por destacar como el más bello.

En Córdoba existen 1.700 casas-patio censadas, aunque de ellas sólo 220 son visitables. Las casas-patio, que han albergado a una gran cantidad de población en alquiler, las llamadas “casas de vecindad”, representan también para Córdoba un patrimonio con valor etnológico de gran interés.

Además de la visita al citado Centro, se realizan visitas guiadas (varias de ellas accesibles), visitas teatralizadas, experiencias de todos los sentidos en los patios, etc. (www.reservasturismodecordoba.org).

  • 5.- Relajarse en un baño árabe.

La tradición de los baños en el mundo árabe tiene siglos de práctica. En Córdoba hay varios que han conservado su encanto, aunque los han adaptado a las necesidades más exigentes de hoy.

Baños Árabes de Córdoba es un espacio de 500 metros cuadrados situado en el corazón de “La Judería” que cuenta con cuatro piscinas (caliente, templada, fría y de flotación), además de un “hammam” (baño turco). Allí se puede disfrutar de baño ilimitado, sin presión de horarios, para transportarse a otro espacio temporal y conseguir una relajación total. Baños Árabes de Córdoba, de WebLa entrada a los baños árabes (15 euros) lleva incluida la degustación de un exquisito té, si bien el establecimiento tiene también una hospedería que permite a sus huéspedes bajar directamente en albornoz de la habitación al baño (www.bañosarabesdecordoba.com).

Otra opción es Baños Árabes Hammam Al Ándalus, a pocos metros de la Mezquita Catedral de Córdoba, en el corazón de la capital del Califato Omeya, que ofrece un recorrido por la cultura del agua y los aromas de la época, recuperados para el bienestar de cuerpo y mente (www.hammamalandalus.com).

  • 6.- Admirar el arte del caballo cordobés.

Las Caballerizas Reales de Córdoba, situadas frente al Alcázar, se crearon en el año 1570 por real decreto de Felipe II, que dio rienda suelta a su afición por los caballos y a su proyecto de crear para sí y para el mundo una de las mejores razas que ha dado la historia: el caballo andaluz, de pura raza española. Arte de los caballos andaluces, de OpenSin embargo, lo que en un principio fue un simple deseo real, terminó siendo uno de los más grandes y queridos proyectos de Felipe II. El puro raza español era muy apreciado para montar y llegó a convertirse en un claro símbolo del imperio español.

En la actualidad, los caballos vuelven a su lugar de origen, Córdoba, la ciudad que los vio nacer. En esa línea, con “Pasión y Duende del Caballo Andaluz”, la Asociación Córdoba Ecuestre, con la colaboración del Consorcio de Turismo de Córdoba, invitan a disfrutar, desde 10 euros, de un singular y mágico espectáculo que divulga la belleza, inteligencia y nobleza del caballo andaluz, así como la destreza de los jinetes, en 70 apasionantes minutos; una perfecta combinación de elementos de la equitación clásica y andaluza, trabajos a la mano, doma vaquera, alta escuela, amazona, garrocha,… conectándolo con la historia y tradición ecuestre de esta ciudad (www.cordobaecuestre.com).

  • 7.- Visitar los mercados gastronómicos.

Hay varios mercados centrados en la gastronomía con aires muy modernos, buen ambiente y magníficos productos. Así, el Mercado Victoria es el primer mercado gastronómico de Andalucía, un espacio de ocio en torno a la gastronomía inaugurado en mayo de 2013. En sus 30 puestos ofrece tanto productos frescos como listos para degustar en un amplio horario, con cocina abierta de 9.00 a 24.00 de domingo a miércoles y de 9.00 a 02.00 de jueves a sábado. Ocupa la antigua Caseta del Círculo de la Amistad, edificio histórico de hierro forjado que data de finales del siglo XIX y en el que se celebraba antiguamente Mercado de la Victoria, de Openla Feria de Córdoba, en medio de los Jardines de la Victoria, a escasos 5 minutos del casco histórico de Córdoba, de la estación del AVE y del centro de la ciudad (www.mercadovictoria.com).

Junto al mismo, hay además otros dos mercados de interés. Uno es Los Patios de la Marquesa, espacio gastronómico y cultural emplazado en un enclave único como es “La Judería” en Córdoba, a sólo unos metros de la Mezquita-Catedral. El establecimiento está ubicado en la Casa de los Manríquez y cuenta con una superficie de 1.000 metros cuadrados en los que se han instalado 16 puestos alrededor de sus hermosos patios, con aire tradicional andaluz (www.lospatiosdelamarquesa.com). Y el segundo, Ágora 83, un espacio gastronómico donde hay la posibilidad de disfrutar de diferentes muestras gastronómicas en un espacio de 700 metros cuadrados que ofrece degustar desde una hamburguesa de rabo de toro, a un salmorejo de tinta de calamar o un helado. La característica principal de Ágora 83 es que permite servirse uno mismo en cada punto de venta gastronómico, o que se lo sirvan en mesa (www.agora83.com).

  • 8.- Tomar un salmorejo… pero no cualquiera.

Sin duda, es el plato más popular de Córdoba, y aunque parece más indicado en verano, vale en cualquier otro momento. En cualquier taberna o restaurante lo ofrecen, pero lo auténtico era probarlo en Salmorejería Umami, al frente de la cual estaba Juanjo Ruiz; un restaurante especializado en salmorejos y que ofrecía una carta de hasta 30 tipos diferentes de este plato. Pero el local cerró en 2014 y el chef dirige ahora La Salmoreteca, con varios locales en Córdoba, Sevilla y Fuengirola.

La Salmoreteca, que en esta ciudad está en el Mercado Gourmet de la Avenida de la Victoria, es un concepto gastronómico único, suma de ideas, ilusiones, pensamientos, que se mezclan y destilan, La Salmoreteca, de Openalrededor de uno de los 100 platos principales de la gastronomía española, andaluza y cordobesa: el salmorejo. Trabajando durante años en el desarrollo de los gustos y evoluciones de este plato, así como del conocimiento profundo y trazabilidad de sus ingredientes, se ha reinterpretado el salmorejo sabiendo comprender, respetar y desobedecerlo, para volver a interpretarlo bajo un nuevo prisma culinario innovador; eso sí, sin olvidar sus componentes fundamentales (el tomate, el pan, el aceite y el ajo), pero llegando a crear hasta 700 recetas distintas de salmorejos (www.lasalmoreteca.com).

Otra opción original y típica es probar la tortilla de patata que ofrece el Bar Santos, parada obligada cuando se camina por “La Judería”. Esta tasca se ha hecho famosa en toda España gracias a sus tortillas, cada una las cuales contiene 22 huevos (www.tabernabarsantos.com).

  • 9.- Noches de guitarra española con cena de lujo.

El Hotel Hospes Palacio del Bailío se encuentra en el corazón histórico de la ciudad califal. Un establecimiento declarado “Bien de Interés Cultural” que representa una clara apuesta por la combinación de cultura, bienestar, arte, historia, gastronomía y descanso. El palacio es una antigua casa solariega, caracterizada por sus grandes dimensiones y sus patios y molduras enteras de piedra caliza recubiertas de mortero de cal. Con cuatro patios andaluces únicos con flores, árboles frutales y plantas aromáticas, el patio central, de 160 metros cuadrados y con un suelo de cristal, desvela los vestigios de una impresionante villa romana del siglo I D. C. Hotel Palcacio del Bailio, de OpenAdemás, es el único hotel con baños romanos interiores y piscina exterior ubicada en un oasis rodeado de árboles frutales y plantas aromáticas.

Pero junto a todo ello, en su Restaurante Gastronómico Arbequina, que dirige el chef Javier Moreno, se puede tomar un menú degustación con acordes de guitarra española. El ambiente más reposado y los acordes de la guitarra se unen para llenar de magia las noches de Córdoba, de la mano de prestigiosos guitarristas. Hasta el punto de que el Hotel Hospes Palacio del Bailío se convierte en perfecto anfitrión de los mejores conciertos de guitarra española junto a una exquisita oferta gastronómica, enraizada en los productos más naturales, genuinos y saludables de Córdoba (www.hospes.com/es).

  • 10.- Dormir en las casas de “La Judería”.

En un enclave privilegiado, el Hotel Las Casas de la Judería de Córdoba**** se encuentra justo en “La Judería” cordobesa, frente al Alcázar de los Reyes Cristianos, Caballerizas Reales, los Baños Califales del Campo Santo de los Mártires y la Sinagoga, a 200 metros de la Mezquita Catedral de Córdoba y del Palacio de Congresos de Córdoba. Su rehabilitación como hotel ha sido llevada a cabo con el máximo respeto a la historia Casa dela Judería, de Openy a la propia arquitectura del edificio, dando como resultado un hotel con singular encanto con todas las instalaciones y servicios que requiere el viajero.

Al traspasar su umbral, el viajero se encuentra sumergido en un entorno de enorme belleza, donde disfrutar del sosiego y la tranquilidad, lo que no está reñido con los servicios ofrecidos por un hotel de la máxima calidad. De hecho, en sus 64 habitaciones se encuentran materiales originales y típicos de la época como mobiliario y artes decorativas, especialmente el cordobán, piel curtida y adornada artesanalmente con relieves y dibujos pintados. Como particularidad, señalar que no hay dos habitaciones iguales, sino que cada una es singular y aporta sensaciones distintas. El hotel propone además distintas experiencias en la ciudad (www.lascasasdelajuderiadecordoba.com).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *