Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

La tasa de movilidad laboral interprovincial, en su nivel más alto del siglo

Por   /   7 noviembre, 2018  /   Sin Comentarios

Los contratos que implican emigración laboral entre las provincias españolas experimentaron durante 2017 su mayor número desde que comenzara el actual siglo XXI, al totalizar ahora 2.914.055 (286.980 más que un año antes, es decir, un crecimiento del 10,9%).

Según un reciente estudio de la consultora de recursos humanos Randstad, al analizar la serie histórica, se detecta que 2001 y 2002 fueron los únicos años con menos de 1,5 millones de contratos de movilidad (1.461.057 y 1.473130, respectivamente). Pero a partir de entonces y hasta 2007, este tipo de contratos que suponen movilidad de los trabajadores de unas provincias a otras se incrementaron hasta los 2,276 millones. Sin embargo, a continuación la crisis económica redujo el volumen de esta clase de contratos en medio millón entre 2007 y 2009, colocándose en el entorno de los 1,7 millones entre 2009 y 2013. Eso sí, luego, en los años posteriores, estos contratos han crecido de manera consecutiva, hasta registrar la tasa más elevada de la serie histórica precisamente durante el citado 2017, pues la misma representó a lo largo del pasado ejercicio un 13,6% de todos los contratos laborales firmados. Por encima por tanto de los primeros años de siglo, cuando esa tasa que supone trasladarse a otra provincia para trabajar osciló entre 11,4% y el 11,8%, Traslado de trabajadores, de Pixabaymientras que, desde 2007 a 2011, este indicador se situó entre el 12,1% y el 12,4%, siendo ya 2016 el primer año de la serie histórica analizada en la que se superó el umbral del 13%, quedando en concreto en el 13,1%.

En esa línea, el sector de la agricultura fue el que experimentó un mayor índice, pues nada menos que el 23,4% de las contrataciones realizadas en todo el país en esta actividad implicaron desplazamiento de los trabajadores a otra provincia distinta a la de su residencia. Mientras, en el caso de la construcción se limitó a un 16,7%, a un 11,8% en el sector servicios y a solo un 10,2% en la industria.

No obstante, es preciso advertir que, en realidad, donde más contratos de movilidad se formalizaron durante 2017 fue en el sector servicios (el 60% del total), en tanto que los de la agricultura supusieron el 24,6% de todos los contratos de este tipo, en la industria representaron un 7,7% y un 7,2% los de la construcción.
En cuanto al reparto geográfico por España de los contratos que supusieron desplazamientos a otras provincias diferentes a la de residencia, las comunidades españolas con mayor porcentaje de contratos laborales que implicaron movilidad de los trabajadores fueron, bastante por encima del resto, como viene siendo habitual en los últimos años, Castilla-La Mancha (el 25,8% de todos los contratos de trabajo allí firmados supusieron movilidad) y La Rioja (24,8%). Y después se situaron Castilla y León (16,2%), Murcia (15,3%), Aragón (15,0%), País Vasco (14,5%), Madrid (14,3%) y Comunidad Valenciana (14,0%). Mientras, por debajo ya de la media nacional del 13,6%, estuvieron: Andalucía (13,6%), Navarra (13,6%), Baleares (12,7%), Galicia (12,4%), Cataluña (11,5%), Extremadura (10,6%), Cantabria (10,3%), Asturias (8,2%) y Canarias (6,0%).

Eso sí, por lo que respecta a las regiones que más trabajadores enviaron a otras comunidades autónomas o provincias por contratos de movilidad, destaco Andalucía, de donde salieron 747.100 ocupados, situándose después Cataluña (344.662), Comunidad Valenciana (304.207), Castilla-La Mancha (260.285), Madrid (230.823), Castilla y León (170.599), Galicia (143.299), País Vasco (132,460), Murcia (131.892), Aragón (92.783) y Extremadura (91.405). Entre tanto, de donde menos salieron fue de Baleares (36.107), Cantabria (37.906), Asturias (39.145), Navarra (42.382), La Rioja (47.903) y Canarias (54.713).

Por el contrario, a donde más llegaron procedentes de otras regiones o provincias fue a Andalucía (607.826), Madrid (464.633), Cataluña (389.039), Comunidad Valenciana (264.533), Castilla-La Mancha (206.788), Murcia (177.285), País Vasco (144.581), Castilla y León (133.073) y Galicia (110.581). Mientras, a las que menos llegaron fueron a Aragón (95.409), Baleares (92.590), Navarra (56.369), Extremadura (49.788), Canarias (45.290), La Rioja (35.264), Asturias (20.709) y Cantabria (17.011).

De esta manera, el saldo positivo más alto de entradas/salidas se registró con mucha diferencia en Madrid (+233.810), aunque también entraron más trabajadores de los que salieron por contratos en otras regiones en el caso de Baleares (+56.483), Murcia (+45.393), Cataluña (+44.377), Navarra (+13.987), País Vasco (+12.121) y Aragón (+2.626). Por el contrario, salieron más trabajadores de los que entraron sobre todo en Andalucía (-139.274) y, en mucha menor medida, en Castilla-La Mancha (-53.497), Extremadura (-41.617), Comunidad Valenciana (-39.674), Castilla y León (-37.526), Galicia (-32.718), Cantabria (-20.895), Asturias (-18.436), La Rioja (-12.639) y Canarias (-9.523).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *