Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

Se incrementa la tasa de contratos temporales convertidos a indefinidos

Por   /   6 febrero, 2020  /   Sin Comentarios

Aunque suponen 2.467 menos que un año antes, los 835.521 contratos laborales pasados desde temporales a indefinidos en nuestro país durante 2019 significan una alta tasa del 38,7% respecto al total de contratados de trabajo indefinidos firmados en el último ejercicio, Contratación de temporal a indefinido, de Randstadhasta el punto de representar el porcentaje más alto registrado desde 2011, cuando alcanzó el 41,5%

De esta manera, según el último informe realizado en este sentido por Randstad, la firma de soluciones de recursos humanos, conforme a datos del Empleo Público Estatal (SEPE) entre 2007 y 2019, se sigue así una tendencia decididamente hacia arriba en la tasa de conversión de contratos de duración determinada en indefinidos desde que en 2014 la misma cayera a representar el 30,7%, pasando un año después al 31,7%, al 34,0% en 2016, al 35,6% en 2017 y al 36,7% en 2018. No obstante, el ratio más alto dentro del período analizado había tenido lugar en 2011 con el citado 41,5%, a donde se llegaba tras unos ejercicios igualmente de altas tasas: 40,6% en 2007, para seguir en 2008 con 41,0%, con un 39,7% en 2009 y con el 39,8% en 2010. Eso sí, luego tuvieron lugar unos años con porcentajes bastante más bajos: 36,5% en 2012 y 35,2% en 2013, además del ya mencionado 2014, cuando se tocó fondo con 30,7%.

En cualquier caso, en cuanto al volumen total de contratos con una duración determinada transformados en indefinidos, es preciso reseñar que 2019 (835.521) ha protagonizado la primera ocasión, después de seis años de subida, en que la cifra total de los mismos se ha reducido, pese a que sigue siendo la tercera con mayor cantidad de todo el período contemplado. La realidad es que, tras 2007, cuando pasaron de temporales a indefinidos hasta 902.210 contratos, siguieron a continuación cinco años de caídas consecutivas, hasta limitarse la transformación de estos tipos de contratos en 2012 a 395.882: 779.700 en 2008; 520.427 en 2009; 489.438 en 2010, y 461.065 en 2011. No obstante, a partir de entonces ha ido teniendo lugar una continua recuperación: 399.901 en 2013, 414.509 en 2014, 478.705 en 2015, 582.026 en 2016, 686.445 en 2017 y 837.988 en 2018.

En esa línea, el informe de Randstad detecta que la gran mayoría se produjeron en el sector servicios (629.123 de los 835.521 transformados en 2019), en tanto que la industria acaparó 117.147, la construcción 67.841 y la agricultura 21.410. Sin embargo, en cuanto a la particular tasa de conversión de cada sector, destaca el hecho de que más de la mitad (53%) de los contratos indefinidos que se firmaron en el sector industrial procedió de un contrato temporal, aunque también consiguieron un peso bastante relevante (48,8%) los contratos firmados por la construcción, seguidos por el sector servicios (37,1%), mientras que la agricultura fue el sector con menor peso de la conversión (21,1%).

En lo que atañe al reparto geográfico por nuestro país, el análisis de Randstad revela diferencias importantes no solo en todas las comunidades autónomas, sino también en todas las provincias. En esa línea, el mayor número de contratos temporales cambiados a indefinidos durante el 2019 tuvo lugar de nuevo en Cataluña (156.871, un 6,4% más que en 2018) y, luego, en Andalucía (122.600, que supone un 5,9% menos que un año antes), Madrid (125.674) y Comunidad Valenciana (98.102). Bastante más lejos quedaron las altas en las regiones restantes: Canarias (46.782), Galicia (43.186), Castilla y León (37.027), Castilla-La Mancha (32.928), Euskadi (32.498), Murcia (31.227), Baleares (31.054), Aragón (25.334), Asturias (12.967), Extremadura (11.685), Navarra (11.593), Cantabria (8.111) y, finalmente, La Rioja (5.451).

Pese a todo, Andalucía lidera la tabla en cuanto a ser la comunidad autónoma donde mayor porcentaje de contratos temporales se transformaron en indefinidos: el 49,8%, es decir, la mitad de todos los allí firmados. Eso sí, casi la misma tasa se logró en Cantabria (49,4%) y algo menos en Canarias (47,9%), Galicia (47,7%), Asturias (46,4%), Extremadura (46,3%), Navarra (45,3%), Comunidad Valenciana (45,2%), Castilla y León (45,2%), Castilla-La Mancha (43,9%), Aragón (43,8%) y La Rioja (42,3%). Un poco más abajo, coincidiendo con la media española, se colocó País Vasco (38,7%), y claramente por debajo de la misma Baleares (36,3%), Cataluña (35,1%), Murcia (33,6%) y, sobre todo, Madrid, que con una tasa de conversión de solo un 26,7% arrastra la media nacional hacia abajo debido a su gran peso en el número de contratos transformados.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *