Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Gestión óptima de las contraseñas

Por   /   25 abril, 2017  /   Sin Comentarios

Por S2 Grupo, Compañía española especializada en ciberseguridad de la información y de los procesos de negocio.

 

El mayor uso que hacemos actualmente de las nuevas tecnologías y de los servicios online (email, banca, compras, televisión, compras, etc.) ha incrementado considerablemente el número de contraseñas que utilizamos, Contraseñas, de Pixabaylas cuales constituyen un elemento esencial para mantener la privacidad y seguridad de las diferentes cuentas y dispositivos que usamos.

En este contexto, una encuesta de S2 Grupo, realizada a través de su blog Hijosdigitales.es para conocer los hábitos de los usuarios en relación a sus contraseñas, revela que nada menos que el 56% de las personas aseguran no cambiar nunca sus contraseñas y utilizar las mismas desde hace años. De hecho, sólo menos del 18% las cambia mensualmente y en torno al 13% las renuevan anualmente. Por otra parte, el 77% de todos los consultados reconoce utilizar contraseñas “débiles” (conformadas por letras, números o la combinación de ambas) y sólo un 13% hace uso de “passwords” considerados seguros (se componen de letras, números, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales como “%”, “&”, etc.). Además, el 42,7% de los usuarios utiliza la misma contraseña para todo y únicamente otro 31% dispone de una diferente para cada entorno. 

Lo cierto es que esta encuesta pone de manifiesto que todavía hay una tendencia muy amplia a utilizar contraseñas poco seguras, por lo que es necesario impulsar un uso responsable y protegido en entornos online. No hay que olvidar que usar el tipo de “passwords” débiles mencionados significa quedar realmente expuestos a la posible acción de un “hacker” que podría acceder a nuestros dispositivos o cuentas inutilizándolos o robándonos información, lo que puede ser especialmente grave en el caso de los menores de edad.

Antes esta realidad, proponemos el siguiente decálogo para mejorar la gestión de las contraseñas y que ayuden a protegernos mejor en el uso de las nuevas tecnologías:

    1. No utilizar datos familiares. Esto nos dejaría más expuestos a personas que nos conozcan o contactos de nuestras redes sociales. Por eso, es importante que nuestras contraseñas no respondan al lugar donde vivimos, al nombre de nuestra mascota o al de nuestro lugar de vacaciones.
    2. Evitar palabras o series de números. Los “hackers” utilizan sistemas automáticos para descifrar contraseñas que hacen uso de diccionarios de palabras y generan combinaciones de números. Según estudios realizados  recientemente, las peores contraseñas son ‘123456’, ‘password’, ‘abc123’, ‘qwerty’, etc.
    3. Escoger contraseñas robustas. Es aconsejable que nuestras claves tengan 8 caracteres como mínimo, mayúsculas, minúsculas, números y símbolos del teclado; así dificultaremos que puedan ser acertadas por herramientas destinadas a este fin.
    4. Nunca “guardar la contraseña”. Aunque es una medida muy cómoda que nuestro navegador recuerde nuestra contraseña, podemos comprometer seriamente nuestra privacidad.
    5. Escoger claves memorizables pero que no sean adivinables. Para que recordarlas no sea un problema, podemos utilizar alguna palabra o combinación de números que nos sea familiar y acompañarlo del resto de elemento de una contraseña robusta, por ejemplo.
    6. Utilizar claves diferentes para cada servicio. Si empleamos un mismo código para todo y éste es descifrado por un ciberatacante, comprometeremos la seguridad de todos los servicios y dispositivos que utilizamos. Por este motivo, es esencial que sean diferentes.
    7. Cambiar las contraseñas periódicamente. Si queremos incrementar nuestra seguridad, es muy importante renovar los “passwords” periódicamente. De esta forma evitaremos que, si en algún momento otra persona pudo tener acceso a ellos, pueda utilizarlos.
    8. Mantenerlas en secreto. La mejor forma de que otras personas no puedan acceder a nuestras cuentas es no compartir nuestras contraseñas con nadie.
    9. Anotarlas en un lugar seguro. Si queremos registrarlas en algún lugar, por si se nos olvidan, es aconsejable hacerlo en algún sitio de nuestro hogar que consideremos seguro y nunca hacerlo en el ordenador, la tablet o el smartphone.
    10. Uso de aplicaciones. Cada vez hay mayor número de apps que pueden ayudarnos a cifrar nuestras claves para salvaguardarlas de una forma adecuada y poder recordarlas en caso de que sea necesario.
    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *