Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Artículo actual

Plan General de Contabilidad Pública

Por   /   9 enero, 2018  /   Sin Comentarios

Portada de Plan General de Contabilidad PúblicaEditorial: Ediciones Pirámide (Colección “Economía y Empresa”) 2017.

 

 

Ediciones Pirámide ha lanzado hace unas semanas el manual “Plan General de Contabilidad Pública” (NPGCP), aprobado por la Orden EHA/1037/2010, de 13 de abril, y las adaptaciones de las órdenes EHA/3068/2011, de 8 de noviembre, y HFP/1970/2016, de 16 de diciembre.

Surgido como consecuencia del necesario ajuste del mismo tras la aparición, en noviembre de 2007, del Plan General de Contabilidad para las empresas de negocios, este nuevo plan contable que rige para las Administraciones Públicas (por lo que tiene su público objetivo entre los profesionales de la contabilidad pública, para los que pretende ser una guía de actuación) supone desde luego un acercamiento entre ambos planes de cuentas, el de las empresas de negocios y el de las Administraciones Públicas, buscando el objetivo final de la imagen fiel de la situación económico-financiera de la empresa o el Ente Público, por encima de otras informaciones sobre el control de legalidad que, aunque importantes de obtener, no constituyen la esencia de la contabilidad pública.

Lo cierto es que con este NPGCP se ha buscado, en primer lugar, la normalización de los criterios contables aplicados por las distintas administraciones públicas sometidas a esta legislación, pero también, en la medida de lo posible, la normalización con los principios contables aplicables a las empresas y, asimismo, su armonización con la legislación contable internacional (NIC y NIIF). Y en esa línea, y en su fin de utilidad de la información para el usuario, se avanza ahora sobre la normativa anterior cuando se explicita que al efecto de conseguir la imagen fiel a la que deben conducir las cuentas anuales, la contabilización de las operaciones, se atenderá a su realidad económica y no sólo a su forma jurídica. En ese sentido, conviene resaltar, por ejemplo, la no obligatoriedad de desarrollo contable de algunas fases de la ejecución presupuestaria, apostándose decididamente porque la imagen fiel, como principio fundamental, sea el faro que oriente cualquier duda interpretativa del rumbo que debe guiar la información contable externa pública, superando las rigideces y formalidades propias de la contabilidad pública tradicional.

Para todo ello, y para no obviar el objetivo de acercamiento con el plan para las empresas, el volumen se ha estructurado siguiendo de forma idéntica la contemplada en el plan contable para los negocios, y se divide en cinco partes.

La primera de ellas se refiere al marco conceptual de la contabilidad pública, por lo que en ella se recogen y definen los principios, conceptos básicos contables (distingue expresamente aquellos que son de carácter económico-patrimonial de los denominados presupuestarios) y criterios para el registro y valoración de los elementos patrimoniales que conducen a la satisfacción del objetivo de imagen fiel, así como las definiciones de los elementos que integran las cuentas anuales.

La segunda parte se refiere a las normas de reconocimiento y valoración, constituyendo en ese sentido la principal novedad la introducción del valor razonable en sintonía con lo recogido en la NIC-SP 17 para determinados bienes y cuando las condiciones lo permitan. También se producen ciertos cambios de tratamiento: en las provisiones para grandes reparaciones, la permisividad de amortizar el coste del terreno cuando incluya costes de desmantelamiento, traslado y rehabilitación, el establecimiento de la obligación de revisar periódicamente la vida útil, el método de amortización de los elementos del inmovilizado material, etc. E igualmente son varios los elementos de activo y pasivo del balance que sufren relevantes modificaciones en cuanto a su valoración, a la vez que las inversiones inmobiliarias también constituyen ahora novedad, puesto que están contempladas de igual forma que en la NIC-SP 16, es decir, como propiedades de inversión. Además se contempla la posibilidad de que existan activos intangibles con vida útil indefinida en casos en que no existe un límite previsible del período en el que se espera que generen rendimiento.

El estudio de las cuentas anuales se desarrolla en la tercera parte del libro. Una parte que presenta un contenido bastante diferenciado al de 1994 e incorpora el estado de cambios en el patrimonio neto y el estado de flujos de efectivo, si bien mantiene casi idénticamente el estado de liquidación del presupuesto, mientras que advierte que es obligatorio comunicar las normas de reconocimiento y valoración aplicadas. Y en cuanto a la Memoria, ofrece una información bastante más amplia y detallada.

La cuarta parte, que expone el cuadro de la cuentas, pone de manifiesto lo que es, también como en el anterior plan, de obligada aplicación, salvo las cuentas de control presupuestario, cuya presentación pasa a ser optativa.

Por último, la quinta parte, destinada a definiciones y relaciones contables, reseña los cambios propios de las modificaciones introducidas en el nuevo Plan Contable y se dedica en buena parte al caso de las cuentas de los grupos, subgrupos y cuentas del Plan.

Finalmente, conviene reseñar el interés y utilidad que para la lectura y comprensión de todo esto representa el desplegable que incluye el volumen con el Cuadro de Cuentas, el Balance, la Cuenta del Resultado Económico Patrimonial, el Estado de Liquidación del Presupuesto y el Estado de Flujos de Efectivo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *