Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Comercio  >  Artículo actual

La mitad de los españoles solo pueden afrontar los gastos básicos de vivienda y alimentación

Por   /   14 octubre, 2013  /   Sin Comentarios

Gastos de consumidores, de zole4Durante el pasado año, un 48% de la población de nuestro país sólo pudo afrontar los gastos relacionados con vivienda, comida y productos básicos, mientras que otro 42% siguió viviendo normalmente, permitiéndose incluso algún capricho, y el restante 10% podía ir mucho más allá y gastar abiertamente sin preocuparles la situación económica.

No obstante, según el “Impacto de la inflación en el comportamiento del consumidor”, informe que acaba de dar a conocer Nielsen, la multinacional de información y marketing de investigación sobre consumidores, la situación en España no es peor que en el conjunto de los países de la Unión Europea (como media, el 52% de sus ciudadanos no pueden afrontar en ellos más que los gastos básicos de vivienda, ropa y comida), ya que incluso en los países donde la coyuntura macroeconómica es teóricamente mejor, como Francia o Alemania, el porcentaje de ciudadanos que únicamente pueden permitirse el gasto básico es sensiblemente mayor al caso español y a la media europea, al situarse en el 63% y 59%, respectivamente.

Por otra parte, nada menos que el 71% de los españoles consultados no puede afrontar una subida de precios en los alimentos sin descuidar otras partidas del presupuesto familiar. El 57% de los alemanes, el 76% de los franceses y el 64% de los italianos se ven obligados a valorar también esta situación al planificar su presupuesto familiar, pero en Grecia esta circunstancia es especialmente alarmante, pues nada menos que el 87% de las familias lo experimentan así.

De esa manera, ante un eventual incremento en el precio de los alimentos, los españoles prefieren quitar del presupuesto las cenas fuera de casa (66%), la compra de ropa y accesorios (58%) o la partida de entretenimiento (44%). Y otros capítulos donde los encuestados españoles también prefieren reducir el gasto para dedicarlo a la cesta de la compra son los viajes/vacaciones (43%) o los servicios de comunicación (42%). Por el contrario, para nuestros ciudadanos, son apartados imprescindibles como el cuidado infantil (solo el 2% prescindiría de ellos), la educación (5%), la ropa de los niños (7%), el gasto en salud (8%) o el pago de los créditos, ya que un 11% de los entrevistados o no puede o no quiere afrontarlo a cambio.

Además, desde otro punto de vista, ante la citado hipotética subida del precio de los alimentos, el 48% de los encuestados se decantaría por aumentar el gasto en marcas de distribución, y muchos optarían por un establecimiento con filosofía “discount”, aunque también otros se inclinarían por supermercados e hipermercados. En cambio, los pequeños establecimientos de proximidad son los que sufren en mayor medida el impacto de la eventual inflación.

En cualquier caso, la tecnología e Internet cobran un mayor protagonismo a la hora de llenar la cesta de la compra y como herramienta para lograr un precio más ajustado entre los consumidores. En el informe de Nielsen se percibe que un 36% de los preguntados realiza búsquedas de ofertas por Internet que evidencian cómo la tecnología se abre paso cada vez más en el sector de la alimentación. Otro dato que apoya esta tendencia es que el 28% de los consultados usa las redes sociales para búsqueda de ofertas.

Sin embargo, otra de las tendencias observadas en el informe realizado por Nielsen, que consultó entre febrero y marzo de este año a más de 29.000 consumidores en 58 países de Asia-Pacífico, Europa, América Latina, Oriente Medio, África y América del Norte, pone de manifiesto que, ante un posible aumento en el precio de los alimentos, los españoles reducirían su gasto en productos como bebidas alcohólicas (63%), dulces y galletas (70%), patatas fritas y snacks (69%) e incluso comida preparada a domicilio (69%). En cambio, los consultados prefieren en su mayoría no cambiar sus hábitos de compra de alimentos esenciales en la dieta como son lácteos (75%), carne (74%) o frutas y verduras frescas (72%), aunque se constate una subida en su precio. En esa línea, el 51% de los preguntados asegura que compra más fresco y una cantidad más ajustada a sus necesidades, y además, el 36% opta por comprar paquetes más pequeños o comida con un mayor periodo de caducidad.

Imagen cortesía de zole4 / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *