Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Consumidores  >  Artículo actual

Guía para una conducción eficiente y segura

Por   /   19 junio, 2017  /   Sin Comentarios

Por MiX Telematics, firma especializada en gestión de flotas y conducción eficiente.

 

La cercana salida de vacaciones está a la vuelta de la esquina y millones de familias recorrerán largos trayectos por carretera para desplazarse desde sus hogares a diferentes destinos vacacionales.

En ese sentido, hay que tener en cuenta que el transporte por carretera utiliza el 42,1% de la energía consumida en España, lo que representa más del 60% del petróleo utilizado a nivel nacional; y de ese gasto, el de los turismos representan el 50%.

Pero lo cierto es que el gasto en combustible en automoción puede reducirse hasta un 10% si se siguen sencillos consejos relacionados con el vehículo y con el estilo de conducción. Conducir, de PixabayAdemás, el seguimiento de esos consejos también permitirá reducir la posibilidad de accidentes durante el viaje, ya que se evitarán aceleraciones y frenadas bruscas que puedan originar accidentes.

En concreto, entre otros, algunos de los consejos más importantes en ese objetivo son:

1.- Planificar bien la ruta:

Un viaje bien planificado permitirá establecer tiempos de conducción, prever paradas programadas y, en definitiva, llegar al destino de manera rápida, fácil y segura. La búsqueda de una ruta sin congestión de tránsito puede significar menos paradas y ahorro de combustible.

Este apartado es de vital importancia, ya que, por ejemplo, 10 minutos de conducción innecesaria en un viaje de tan solo una hora provocan que el rendimiento del combustible se reduzca en un 14%.

2.- Arrancar el motor sin pisar el acelerador

En motores de gasolina se debe iniciar la marcha inmediatamente después del arranque, mientras que en los motores diesel se debe esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

En el caso de los coches y autocares, se ha de usar la primera marcha solo para el inicio; cambiar a segunda a los 2 segundos ó 6 metros aproximadamente. Y se debe comenzar luego a conducir lentamente, evitando acelerar de manera brusca.

3.- Mantener una velocidad constante y con cambios de marchas suaves

Circular el mayor tiempo posible en las marchas largas y a bajas revoluciones. Mantener una velocidad lo más uniforme posible y buscar la fluidez en la circulación. Evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Además, para desacelerar, se debe levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante. Frenar de forma suave con el pedal del freno y reducir la marcha lo más tarde posible, con especial cuidado en las bajadas.

En situaciones especiales, como puede ser la incorporación a una autovía, los cambios se realizarán a mayores revoluciones. Mientras, en situaciones favorables de circulación pueden realizarse “saltos de marcha” en progresión creciente de las mismas con el fin de llegar lo más pronto posible a las marchas largas, que son las que consumen menos combustible. Además, una reducción del número de marchas alarga la vida del motor y mejora el mantenimiento del vehículo. En todo caso, los “saltos de marcha” se deben realizar de tal forma que no se caiga nunca por debajo de la zona verde del cuentarrevoluciones.

4.- No realizar el doble embrague

Esta práctica, además de doblar el número de intervenciones del embrague, con el consiguiente deterioro del sistema de transmisión del vehículo, supone una pérdida doble de tiempo en la realización de los cambios de marchas, lo que genera una pérdida de velocidad del vehículo. Las cajas de cambios de última generación no necesitan de esta práctica. Por este motivo, se recomienda realizar cambios de marcha de forma rápida, a fin de incurrir en una caída de la velocidad posible tras el cambio y engranar mejor la nueva relación de marchas.

También es conveniente acelerar levemente el motor en el momento de desembragar, con el fin de igualar las revoluciones en el embrague y evitar, por tanto, la retención producida por el motor y su consiguiente pérdida de velocidad.

5.- No deje el motor encendido innecesariamente o en ralentí

En paradas prolongadas es recomendable apagar el motor. Los períodos de funcionamiento del motor en ralentí generan un inútil de consumo de combustible, cifrado en unos 1,5–2 litros/hora. En el caso de los coches, en ralentí consumen entre 0,5 y 0,7 litros/hora. Por este motivo, se debe apagar el motor en detenciones cuya duración se prevea superior a 2 minutos, salvo en vehículos que dependan del continuo funcionamiento del motor para el correcto uso de sus servicios auxiliares, como en el caso de los autobuses que necesitan ofrecer ventilación y/o aire acondicionado a los pasajeros.

Otros consejos asimismo importantes son comprobar el estado del vehículo antes de cada viaje, reducir el peso innecesario en el coche, frenar utilizando las marchas del motor, buscar cambios de velocidad suaves o reducir el uso del aire acondicionado.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *