Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Empresas/ Negocios  >  Artículo actual

¿Por qué las empresas buscan un “compliance officer”?

Por   /   25 mayo, 2016  /   Sin Comentarios

José Carlos Alonso Almeida, de GRM AuditPor José Carlos Alonso Almeida, Presidente de GRM Audit, Agrupación de interés económico especializada en auditoría y consultoría integral.

 

La ley orgánica 1/2015, de 30 de marzo, regula el nuevo Código Penal con profundos cambios en la responsabilidad penal de la persona jurídica, que, inicialmente, había sido regulado al tratar de la responsabilidad social corporativa en vigor desde el año 2010. 

En nuestro ordenamiento jurídico, la posibilidad de cometer un ilícito penal, hasta ahora, solo era posible por las personas físicas. Sin embargo, el nuevo código define claramente que la obligación de establecer un sistema de organización y gestión adecuado y personalizado a cada empresa le compete al órgano del gobierno, es decir, al Consejo de Administración o a los administradores de cualquier persona jurídica. Esto quiere decir que toda empresa, sin importar su tamaño, por el hecho de ser persona jurídica, está sujeta al Código Penal, puesto que los ilícitos penales que regula no dependen del tamaño de la empresa, sino de la intencionalidad en la comisión del delito.

Este cambio ha dado un giro fundamental a la estructura orgánica de todas las empresas, en las que el Código Penal regula una nueva figura, la del “compliance officer”, que podríamos traducir como encargado del cumplimiento normativo para la prevención de delitos de la empresa. 

La verdad es que, si bien el responsable último es el órgano de gobierno de la sociedad, éste puede apoyarse en colaboradores expertos que, pertenezcan o no a su plantilla, le ayuden a establecer un sistema de prevención de delitos penales personalizados para las actividades y áreas de negocio de su empresa. Esta figura es precisamente la del “compliance officer”.

Ventajas de establecer un sistema de prevención de riesgos penales

Si el empresario ha establecido: un sistema de prevención de riesgos penales, adecuado a las especificidades de su empresa; ha transmitido de manera eficaz la cultura ética, en la forma de hacer negocios; ha establecido controles internos adecuados para evitar, en la medida de lo posible, la realización por sus empleados de ilícitos penales; y ha divulgado este código de conducta ético a sus empleados y a su entorno empresarial, proveedores, clientes y asesores. Pues en este caso, junto con algunos requisitos más como el establecimiento de un sistema disciplinario y un canal de denuncias operativo, la persona jurídica quedará eximida de responsabilidad por los actos delictivos que se hayan cometido en la misma. Por tanto, la profesionalización de la figura del “compliance officer” es, a mi juicio, fundamental. 

Lo cierto es que el “compliance officer” tiene que dar respuesta a las aseveraciones anteriormente citadas. Responsable, de PixabayPara ello, tiene que conocer en profundidad la estructura de la empresa y tiene que elaborar e implementar en el seno de la misma el “manual de prevención de delitos”, que es un “traje a medida” para cada empresa. No sirve el “copia y pega” en actos delictivos que llevan aparejadas penas de prisión para la persona jurídica y su órgano de gobierno.

De forma natural, los profesionales que se encontrarían más cualificados para desempeñar la figura del “compliance officer” son los abogados, auditores de cuentas y auditores de normas ISO. Los abogados, por su formación jurídica penal; los auditores de cuentas, por su especialización en el conocimiento y evaluación del control interno establecido en la empresa; y los auditores de normas ISO, por el potencial de estandarización y estructuración que tiene la metodología de implantación de normas ISO. De hecho, AENOR ha emitido la norma “UNE-ISO 19600” de 2015, que apoya expresamente la implantación de un sistema de gestión de “compliance”. “Compliance Managment Systems. Guidelines”.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *