Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conflictos/ Arbitraje  >  Artículo actual

Reconocer a China como “Economía de Mercado” pondría en peligro 3,5 millones de empleos en la UE

Por   /   24 septiembre, 2015  /   Sin Comentarios

Un estudio del Instituto de Política Económica (EPI), con sede en Washington, que fue publicado el pasado 18 de septiembre, demuestra que, de otorgar la condición de “Economía de Mercado” (MES) a China, tal y como ha solicitado este país oriental, se pondrían en situación de riesgo hasta 3,5 millones de empleos dentro de la UE.

Comercios chinos, de PixabayNo hay que olvidar que conceder a China esa clasificación supondría que la UE perdería permanentemente la capacidad de establecer medidas antidumping adecuadas sobre las importaciones chinas para mantener una competencia justa en el mercado europeo. Esto dañaría gravemente la competitividad de las industrias productoras de la UE, socavando a las economías europeas aún frágiles, y significaría unas pérdidas netas de hasta el 2% del PIB para la economía de la UE.

De esa forma, como apunta el estudio, presentado en Bruselas por AEGIS Europa, la alianza de 30 asociaciones de sectores manufactureros, otorgar el estatus de MES a China pondría en riesgo directamente hasta un millón de puestos de trabajo europeos en las industrias afectadas, con la consiguiente reacción en cadena que generaría pérdidas de hasta un millón más de puestos de trabajo indirectos en sectores relacionados. Además, los posteriores efectos negativos sobre los ingresos podrían derivar en la pérdida de hasta 3,5 millones de empleos durante los próximos 3 a 5 años. Y en esa línea, los países más afectados serían Alemania, Italia, Reino Unido, Francia y Polonia, además de España, donde peligrarían de 136.000 a 273.300 puestos de trabajo.

El catedrático americano Robert E. Scott, autor del estudio y director de Investigación de Políticas Comerciales e Industriales del EPI, señalaba durante la presentación del mismo que: “abandonar la posibilidad de obtener medidas contra el dumping de precios que aplican los productos chinos, financiado por el propio gobierno de este país, expondría a los productores de la UE a competir en contra de un alud de productos baratos procedentes de China, lo que representaría la destrucción de empleo y de la inversión de la industria productiva. Lo cierto es que si China continúa con su estrategia de desarrollo de la sobrecapacidad y el dumping, la pérdida de empleos, sobre todo en industrias sensibles a las importaciones, podría ser incluso mayor al señalado. Sectores como el del acero, la cerámica, el aluminio, el papel, el vidrio, los componentes para automóviles, así como los productos químicos y la industria de tecnología ambiental, que ya sufren el dumping por parte de China, se verían particularmente afectados. La condición de `Economía de Mercado´ podría poner en situación de riesgo especial 2,7 millones de puestos de trabajo adicionales en estas industrias altamente vulnerables».

Por su parte, Milan Nitzschke, portavoz de AEGIS, apuntaba que «China no es una economía de mercado, y no puede ser reconocida como tal por los responsables políticos de la UE. China ha estado presionando para que se le conceda tal condición desde hace muchos años, pero en los últimos cinco años su liderazgo ha permitido duplicar las subvenciones a la industria china, lo que ha derivado en un mayor exceso de capacidad, en sobreproducción y, en definitiva, en dumping de precios”. Y advertía además: «La concesión de la condición de `Economía de Mercado´ supondría la anulación de alrededor de 50 medidas antidumping vitales de la UE. China podría extender su dumping estratégico a todos los sectores de fabricación europeos. Y desde luego no se espera que otros socios comerciales importantes, como EE.UU o Japón, concedan el estatuto de `Economía de Mercado´ a China, así que no hay razón alguna para que la UE lo haga».

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *