Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Externalización/ Outsourcing  >  Artículo actual

La hora del salto definitivo a la “nube”

Por   /   9 julio, 2020  /   Sin Comentarios

Por Prodware, Multinacional consultora especializada en implantación de soluciones tecnológicas para procesos de transformación digital en empresas.

 

La tecnología “cloud” lleva años apalancando la infraestructura y los sistemas de gestión de las empresas y se ha ido asentando de forma natural entre los usuarios a medida que su aceptación y demanda continúa creciendo.

En términos más prácticos, la computación en la “nube” ofrece plataformas, almacenamiento de datos, sistemas operativos y aplicaciones de sistemas a través de Internet sin necesidad de infraestructura interna. Y este nuevo modelo de prestación de servicios no solo influye en los propios procesos internos de las compañías, Salto a la nube, de Prodwaresino que también transforma los modelos de negocio de las mismas, desde qué y cómo ofrecer al mercado, hasta cómo relacionarse con proveedores y clientes.

Lo cierto es que el crecimiento de los sistemas de gestión en la “nube” nace de la necesidad de las empresas de adaptarse a un mundo hiperconectado en el que la mayoría de empleados utiliza tres o más dispositivos para realizar su trabajo diario, lo que provoca que la eficiencia en la movilidad sea un pilar para el futuro de las empresas; y la “nube” garantiza la libertad operacional precisa para lograrla.

Sin embargo, los miedos y el desconocimiento acerca de la seguridad de los datos en los sistemas en el “cloud” han sido unos de los principales frenos para la adopción generalizada de estos sistemas en las empresas. De ese modo, en este sentido, las empresas se enfrentan a un doble desafío que aúna su preocupación por impulsar la productividad de los empleados mientras protegen la información de la compañía. Por ello, los esfuerzos por reforzar los sistemas de seguridad y privacidad de la información han sido clave para el salto definitivo de las empresas a la “nube”.

El futuro está en la “nube”

Si nos preguntamos qué usos dan en realidad las empresas a la “nube”, encontraremos que el 83% de ellas la utilizan para almacenamiento, el 51% para “backup” y un 48% para uso de software. Eso sí, el futuro se dirige hacia el uso de software en la “nube”, y las características que convierten este sistema en el más idóneo para las empresas derivan de su adaptabilidad, flexibilidad y seguridad.

En cualquier caso, el “cloud computing” evoluciona tan rápidamente que en un futuro cercano el concepto «cloud» se conocerá simplemente como «computing». Y el futuro real de la “nube” será el fácil acceso y consumo de cualquier dato y servicio, y las tecnologías más innovadoras, como la inteligencia artificial y el Internet de las cosas (IoT), ayudarán a explotar todo su potencial.

Beneficios del “cloud”

Por otro lado, es preciso no olvidar que, además de los beneficios operativos y económicos que el uso de la “nube” supone para las empresas, la migración al “cloud” aporta asimismo grandes ventajas que contribuyen al crecimiento de la empresa y la optimización de los procesos.

En primer lugar, con la migración a la “nube” se reducen los costes de entrada, ya que los costes fijos de adquisición y puesta en marcha son menores.

A la vez, la accesibilidad es otro de los puntos fuertes de los sistemas en la “nube”: para acceder a todos los recursos solo es necesaria una conexión a Internet, lo que aumenta la capacidad de actuación de los empleados y la optimización de los recursos.

Junto a lo anterior, en cuanto a la utilización de recursos, el “cloud” permite llevar a cabo diferentes procesos al mismo tiempo, así como ejecutar diferentes aplicaciones, maximizando la eficiencia del parque tecnológico de la empresa a través de la optimización de los recursos internos.

Otra de sus ventajas radica en que las soluciones en la “nube” son fácilmente escalables, tanto por rapidez como por dimensionamiento. Esto significa que son capaces de acompañar a las empresas en su crecimiento, siguiendo el ritmo que marque el propio negocio, gracias a que los recursos disponibles en la “nube” se pueden adaptar en función de la demanda de forma automática.

Por otro lado, los numerosos avances hacia la estandarización y certificación han permitido que los sistemas puedan desarrollarse en otros sectores y servicios, posibilitando a un mayor número de empresas acceder a la tecnología en el “cloud” sin cambiar de forma radical sus procesos.

Finalmente, conviene reseñar igualmente que los esfuerzos por maximizar la privacidad de la información han supuesto también un antes y un después en la migración a la “nube”. Así, los nuevos reglamentos de privacidad y la homogeneización de servicios “cloud” en territorio europeo hacen más sencillo cumplir con la política interna y la regulación necesaria, sobre todo en materia de RGPD, así como maximizar la seguridad de los usuarios y garantizar la protección de los datos corporativos frente a las amenazas.

La “nube” inteligente

La “nube” ha abierto, además, las puertas a un uso cada vez mayor de las aplicaciones de “big data,” lo que ha permitido aprovechar el potencial de la información de la empresa. Esto ha supuesto desde luego importantes ventajas en la relación cliente-empresa, posibilitando interactuar de forma más segmentada y personalizar experiencias.

Y en esa misma línea, la inteligencia artificial, IoT y el “machine learning” hacen posible ampliar los conocimientos acerca del usuario y su comportamiento, y evidentemente utilizar esta información es de gran utilidad para la toma de decisiones. En concreto, la inteligencia artificial permite maximizar las interacciones del usuario a través de herramientas de productividad y servicios cognitivos; el IoT contribuye a mejorar el rendimiento y la seguridad, reduciendo costes y prediciendo errores gracias al mantenimiento predictivo; y, por su parte, el “machine learning” ayuda a simplificar el análisis de datos, diseñar modelos más rápidos y gestionar el aprendizaje de los dispositivos, posibilitando tomar mejores decisiones en cualquier momento.

El reto actual de las empresas

Los avances en torno a la tecnología en la “nube” han provocado que la migración vaya mucho más allá de la accesibilidad y la flexibilidad. De esa forma, la migración a la “nube” ha dejado de ser una posibilidad para convertirse en una necesidad en términos de competitividad. De alguna manera, la tecnología ya no es un medio para optimizar los recursos y procesos de la empresa, sino que es una herramienta para mejorar la inteligencia de la compañía y la toma de decisiones.

Por ello, el principal reto de las empresas ahora mismo no es solo apostar por las ventajas de la “nube” y adaptarse a una gestión más eficiente de sus procesos, sino conocer y analizar las posibilidades que la tecnología ofrece a su compañía, aprovechando el conocimiento que pueden obtener de los clientes y utilizándolo para mejorar sus resultados.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *