Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Externalización/ Outsourcing  >  Artículo actual

¿Tiene que ser todo “cloud” en las pymes?

Por   /   2 noviembre, 2015  /   Sin Comentarios

Por Datisa, Firma especializada en soluciones ERP para los negocios.

 

El ahorro de costes y el incremento de la productividad y competitividad de las organizaciones eran, hasta hace unos años, los principales argumentos para optar por la “nube”. Hoy, superado ya el período de prueba, se priorizan otros aspectos como la movilidad, la seguridad o la flexibilidad, lo cual nos lleva a afirmar que el proceso de modernización digital sería inviable sin la “nube”. En el caso concreto de los ERP, los aplicativos que se apoyan en el “cloud computing” impulsan el crecimiento de las organizaciones al simplificar, estandarizar y automatizar procesos de negocio complejos de manera rápida, sencilla y segura.

Todo en el cloud, de PixabayDe esta manera, se multiplican las oportunidades de mejorar la gestión interna de la organización. Directivos, financieros y contables, pero también los departamentos tecnológicos, han interiorizado ya el valor que aportan estas facilidades para hacer de la empresa un “gran almacén de información”, entendida esta expresión en su sentido más literal. Es decir, una organización en la que cualquier dato quedará registrado y podrá ser analizado y comparado para facilitar la toma de decisiones.

El valor diferencial del “cloud”

Lo cierto es que el “cloud” otorga el poder a los empleados para acceder y analizar cualquier información, incluso cuando no estén en la oficina, impactando directamente sobre las políticas de movilidad de las organizaciones y sobre la capacidad para dotar a sus empleados de una mayor autonomía y libertad para desempeñar sus funciones.

A la larga lista de ventajas, es preciso añadir también la importante del impulso del trabajo colaborativo, sistema que facilita la colaboración de manera más proactiva, incluso con miembros de otros departamentos. Y, por otra parte, permite orientar la inversión, o mejor dicho, la aplicación de la tecnología de una manera más precisa, concretando qué soluciones se necesitan para desempeñar qué tareas.

¿Pero debe estar todo en la “nube”?

Creemos que no. Cada organización deberá analizar los pros y los contras de su situación concreta, de las necesidades que tiene y de la previsión de requerimientos que tendrá en el futuro. La informática en la “nube” es sólo un vehículo, el medio que permite lo importante, es decir, que se desarrolle de manera fluida, sencilla y segura, al mismo tiempo que facilitará a las empresas y a sus responsables poder centrarse en la consecución de sus objetivos estratégicos, más que en el proceso operativo para alcanzarlos.

En conclusión, el “cloud” permite a las organizaciones hacer un uso eficiente de sus recursos tecnológicos y predecir el coste que todo ello implicará. Invertir para maximizar el valor del negocio, mejorar el rendimiento empresarial o impulsar la competitividad, será más sencillo si el coste no es un elemento disuasorio. Ciertamente, el precio siempre es un criterio de peso en las pequeñas y medianas empresas.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *