Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Externalización/ Outsourcing  >  Artículo actual

La “nube” permanentemente activa

Por   /   17 abril, 2018  /   Sin Comentarios

Por Paul Mattes, Vicepresidente Global Cloud Group de Veeam Software, Multinacional de soluciones de disponibilidad para los data centers.

 

En realidad, la informática en “cloud” nació hace apenas diez años y, tras algunos intentos y algunas rectificaciones oportunas del rumbo a seguir, hoy por hoy, el ritmo de su innovación va a una velocidad considerable.

La cuestión es que las empresas cada vez dependen más de “cloud” para ofrecer la sencillez y eficacia que los clientes y partners exigen en la actualidad, y esto significa que la protección y la disponibilidad de los datos se han convertido en cuestiones centrales. Una empresa puede contar con la mejor plataforma de inteligencia de cliente basada en IA del mundo, pero si no está disponible durante días, pierde todo su valor.

Sin embargo, como el panorama de la informática en “cloud” sigue evolucionando rápidamente, nadie sabe del todo lo que nos deparará el futuro. A pesar de eso, el equipo en Veeam consideramos Datos en cloud, de Pixabaya los cuatro siguientes temas como claves en estos meses inmediatos:

  • Los entornos “multi-cloud” serán la norma. Dado que ninguna plataforma “cloud” única es perfecta para todas las cargas de trabajo, las herramientas y plataformas que permitirán su gestión seguirán madurando e impulsando la integración ininterrumpida entre “clouds”. Ya no es una cuestión de “si” una empresa trasladará algunos o todos sus activos a “cloud”, sino que la pregunta ahora es más bien “cúando” y “cómo” lo hará. Por otra parte, no hay que olvidar que existe una amplia variedad de modos en los que las empresas pueden aprovechar las plataformas “cloud” y, en estos momentos, lo que se plantea es “¿Cuáles son las que debo aprovechar?” Al respecto, resolver el traslado a “cloud” requiere cada vez más un enfoque “multi-cloud” y la gama correspondiente de herramientas de gestión y operación. Los proveedores de software lo saben y seguirán mejorando sus ofertas para conseguir que la integración sin interrupciones en el panorama “cloud” sea una realidad.
  • Surgirán aplicaciones nativas en “cloud”, dado que empresas de todos los tamaños y proveedores independientes de software (ISVs) perfeccionan su habilidad para definir y ofrecer aplicaciones/soluciones diseñadas para aprovechar las plataformas “cloud”. Los beneficios en coste, escala y eficacia de las aplicaciones nativas en “cloud” ya son demasiado atractivos como para que se ignoren, y con los rápidos avances en tecnologías esenciales, como es el caso de microservicios y herramientas de apoyo al desarrollo, este tipo de aplicaciones se incorporarán al sector a gran velocidad.
  • Los servicios de bases de datos a escala “cloud” (por ejemplo, “Azure Cosmos”, “Google Cloud Spanner” y los servicios de AWS) permitirán que las aplicaciones a hiperescala de alta distribución y cruciales para el negocio sean una realidad; además de incrementar todavía más las ganas de infundir datos y analíticas en cada aplicación que se ofrece en “cloud”. Características irresistibles como una baja latencia, escalabilidad horizontal y la distribución geográfica ofrecerán el tipo de potencia que requiere Internet de las Cosas (IOT) y muchas otras aplicaciones a escala global.
  • La inteligencia artificial (IA) habilitada por plataformas “cloud” empezará a penetrar en las empresas, extendiéndose por los sectores y las aplicaciones. Si bien aún no estamos al nivel de “HAL” de la película “2001: Una odisea del espacio”, tecnologías como “Alexa”, “Cortana” y “Siri” nos demuestran el poder y el impacto potencial de la IA en la vida cotidiana. Para las empresas, la capacidad del aprendizaje automático, potenciado por “petabytes” de datos y por recursos informáticos extremadamente rápidos, afectará a la experiencia de los consumidores, a la investigación en biotecnología, a la elaboración de modelos financieros y a una cantidad innumerable de aplicaciones.

Así que, ¿qué significará todo esto para nosotros en los próximos meses? A los clientes y usuarios de todo el mundo les da igual el tipo de problemas que podamos tener; esperan tener la información y la capacidad de realizar transacciones siempre que quieran y les resulta sorprendentemente fácil pasarse a la competencia si no les ofreces lo que quieren.

Hay que considerar que ni siquiera hemos empezado a ver todo lo que cambiará con la informática en “cloud”. Así, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático ya son relevantes en marketing y en ventas puesto que fusionan “big data” y analíticas. Pero pronto la IA será responsable de los saltos espontáneos entre “clouds” para garantizar la prestación continua de servicios o la disponibilidad de datos.

No obstante, la disponibilidad es algo más que pensar solo en los consumidores y el comercio electrónico. Compañeros de trabajo en diversos puntos del mundo, más automatización y una nueva flexibilidad seguirán cambiando el mundo en el que trabajamos y vivimos. Además, ya esperamos que nuestros activos y servicios de trabajo estén permanentemente activos.

La disponibilidad no es una opción, es un requisito básico, y ya ha llegado su momento.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *