Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

Casi 1.000 millones de consumidores robados por los hackers en 20 países

Por   /   25 enero, 2018  /   Sin Comentarios

Durante el recién concluido 2017, un total de 978 millones de consumidores en 20 países han sido robados por los hackers, que han obtenido en concreto por ello un total de 146.300 millones de euros, según revela el informe “Norton Cyber Security Insights 2017”.

El documento, encargado por la multinacional de seguridad tecnológica Norton By Symantec y realizado por la firma de investigación de mercados Reputation Leaders, detalla, tras haber analizado a 21.549 adultos usuarios de dispositivos (1.060 en España), que en el caso español 16,2 millones de nuestros ciudadanos (el 49% de todos los mayores de edad) fueron el año pasado víctimas de la ciberdelincuencia, lo que les supuso un coste total de 1.750 millones de euros (65,53 euros de media por víctima). Víctima de hackers, de PixabayMientras, en el conjunto de los siete países europeos consultados (Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Suecia, España y Reino Unido) el coste para los timados por los hackers ha sumado 23.300 millones de euros.

En lo que respecta a nuestro país, el 56% de los consultados aquí ha sufrido la infección por “malware” de alguno de sus dispositivos, a la vez que un 51% ha visto su conexión wi-fi doméstica “crackeada” sin su permiso, un 37% vio comprometida su información personal como resultado de una fuga de datos, el 39% de los consumidores españoles proporcionó información personal o bancaria al responder a un correo electrónico fraudulento, un tercio fue engañado en compras online fraudulentas y un 37% cayó en estafas de soporte técnico falso.

Con todo ello, los consumidores españoles sufrieron algunas de sus mayores pérdidas económicas del último año por culpa de ciberdelitos como: realizar una compra online que resultó ser una estafa (coste medio de 422 euros); robo de identidad (138 euros); robo de información de pago almacenada en el teléfono (100 euros); tener un ordenador, tablet o teléfono infectado por un virus u otra amenaza de seguridad (82 euros); fraude con la tarjeta de crédito o débito (67 euros); o ser víctima de una estafa de soporte técnico (38 euros). En esa misma línea, un 7% de los consumidores españoles ha visto sus ficheros digitales comprometidos por un ataque de “ransomware” en alguna ocasión, y para quienes han caído como víctimas esto ha tenido un alto coste, pues afirman haber perdido, de media, 24,3 horas tratando de reparar las consecuencias del ataque, al margen de que uno de cada 10 pagó el rescate y no obtuvo nada a cambio.

Unos delitos que no resultan extraños habida cuenta de ciertos comportamientos de algunos usuarios. De hecho, más del 31 % de las víctimas de la ciberdelincuencia en España posee un dispositivo inteligente para ver contenidos streaming, frente al 19% de los españoles que no han sido víctimas de delitos online; y también las víctimas de delitos tienen casi el doble de posibilidades de poseer un dispositivo para el hogar conectado y de comprar con asiduidad a través del móvil cuando están fuera de casa que los consumidores que no han sido víctimas.

En ese sentido, y al margen del uso de los dispositivos, es preciso reseñar que lo cierto es que las víctimas de los ciberdelitos son también más propensas a dejar agujeros de seguridad, dejando abiertas sus “puertas traseras” virtuales. Así, por ejemplo, un 36% de las víctimas del cibercrimen admiten haber compartido al menos una de sus contraseñas con otras personas, frente a solo 20% de las no víctimas que hacen lo mismo; y también un 12% de los que han sido víctimas (un 7% entre los que no lo han sido) tienden a guardar sus contraseñas en un archivo en su dispositivo, a la vez que el 35% de las víctimas españolas del crimen online dicen haber ganado confianza (pese a experiencias previas que han vivido) en su habilidad para proteger sus datos e información personal frente a futuros ataques y que el 30% piense que el riesgo de convertirse en víctima de los ciberdelitos es bajo o muy bajo. Por otra parte, la mitad (49% exactamente) de las víctimas admite que nunca hace “backup” de al menos uno de sus dispositivos, y más de la mitad reconoce que las únicas actualizaciones que realiza en su dispositivo son las automáticas, lo que pone de manifiesto que un considerable número de usuarios se arriesga a perder sus activos digitales para siempre. Además, un 34% de los españoles ha ganado confianza en su propia capacidad para gestionar sus datos y su información privada.

En cualquier caso, la llegada de recientes ciberataques masivos a las portadas de los periódicos ha provocado cambios en la confianza que tienen los consumidores españoles en la gestión de sus datos e información personal. Así, mientras que hasta el 77% los consumidores mantienen su confianza en organizaciones como los bancos e instituciones financieras y el 79% también en las dedicadas a los servicios de protección frente al robo de identidades, la realidad es que nada menos que un 52% de los consumidores perdió la confianza el año pasado en el Gobierno a la hora de gestionar sus datos e información privada, un 34 % ya no confía en las redes sociales y un 45% ha perdido la confianza en las compañías de crédito que reúnen información sin consentimiento de los afectados.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *