Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Empresas/ Negocios  >  Artículo actual

Guía de Forética para la gestión del cambio climático en las empresas

Por   /   18 diciembre, 2015  /   Sin Comentarios

Tras la celebración hace unos días en París de la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático, en la que se alcanzó el primer acuerdo global real de la historia en cuestiones de negociaciones climáticas, la asociación empresarial para sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa Forética ha publicado una guía sobre las implicaciones del citado convenio para las compañías. No hay que olvidar que el artículo 6 del “Acuerdo de Paris” insta al mundo empresarial a involucrarse en la aplicación y consecución del objetivo nacional presentado por cada país, promoviendo una mayor ambición en sus medidas de mitigación y adaptación y promover el desarrollo sostenible.

El documento aporta en concreto las siete claves fundamentales de actuación al respecto de las empresas, las cuales van a jugar sin duda un papel crítico en la consecución de los objetivos marcados en la reunión de la capital francesa.

Las claves son:

1.- Identificar los riesgos y las oportunidades.

Es necesario que las empresas sean conscientes y estén preparadas para asumir los impactos potenciales que el cambio climático podría tener en su cadena de valor (fenómenos meteorológicos extremos que podrían afectar a algunos proveedores estratégicos, impacto en el suministro de materias primas o la escasez de agua en algunas regiones) y adelantarse y proponer acciones para mitigar dichos efectos.

2.- Compromiso con los objetivos nacionales en la reducción de emisiones.

Las empresas deben comprometerse, fortalecer los objetivos nacionales y contribuir a su consecución más allá de lo establecido, alineados con el objetivo global de los 2°C (“science-based targets”), que marca el Acuerdo de París, y preferentemente de 1,5°C.

Para ello, las empresas tienen a su disposición medidas como la contabilización y posterior compensación de las emisiones de CO2 directas e indirectas de la actividad empresarial, el seguimiento de las emisiones a través de la elección de un año base, la identificación de las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), la gestión, medición y evaluación de los GEI o la gestión de calidad de inventario y proveedores.

3.- Precio del carbono.

En el acuerdo se reconoce la importancia de los incentivos a las actividades de reducción de emisiones, incluyendo las leyes nacionales y la determinación de un precio para el carbono. Este mecanismo económico permite considerar las externalidades negativas que producen las emisiones al planeta y a las personas (por ejemplo, daños a la agricultura o la salud por olas de calor o pérdida de la residencia debido a inundaciones).

4.- Financiación para contribuir con la adaptación al cambio climático.

Además de los Gobiernos de los países desarrollados, se incentiva también a las empresas comprometidas con la lucha contra el cambio climático a redirigir sus inversiones a países que establezcan objetivos ambiciosos de reducción de emisiones y que creen marcos regulatorios estables y diseñados para facilitar las inversiones bajas en carbono. También a apostar por otro tipo de energías, así como por generación y mejora de capacidades y tecnologías que favorezcan la adaptación de los países en desarrollo a las consecuencias del cambio climático.

5.- Acciones individuales estratégicas.

Empezando por la integración de una cultura empresarial que considere la acción climática como un punto clave dentro de la estrategia de la empresa y de los procesos de toma de decisiones. Es necesario que las empresas protejan su marca y su reputación mediante el desarrollo y la comunicación de un posicionamiento claro sobre cambio climático, además de tener una visión completa de cómo su sector está haciendo frente a la reducción de las emisiones.

6.- Creación de alianzas estratégicas.

Con otras organizaciones privadas y con el sector público, para estructurar y promover grandes iniciativas que fomenten la acción climática, permitiendo convertir el Acuerdo de París en una realidad gracias al desarrollo de tecnologías bajas en carbono.

Y también, en la línea de alcanzar el objetivo global de reducción de emisiones, existen alianzas y acciones empresariales estratégicas como la plataforma “We Mean Business”, el “Clúster de Cambio Climático”, creado por Forética, y la “Low Carbon Technology Partnerships initiative” (LCTPi), del WBCSD.

7.- Transparencia y rendición de cuentas, claves para avanzar hacia las metas compartidas.

Por parte de las empresas, se requiere un compromiso efectivo de transparencia a través de herramientas de “reporting” que permitan el desarrollo de una comparativa a nivel global. Un ejemplo de ello es Carbon Disclosure Project.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *