Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Coyuntura Económica  >  Artículo actual

Consecuencias del “Brexit” para la economía y los negocios

Por   /   23 septiembre, 2016  /   Sin Comentarios

Por José Luis Martín, CEO de BusinessGoOn, Consultoría especializada en procesos de internacionalización.

 

Las consecuencias de la salida del marco de la UE del Reino Unido son totalmente impredecibles y, dependiendo de la óptica con la cual se mire, podrían ser en unos casos positivos y, en otros, negativos.

El ambiente de incertidumbre económica, política y social a nivel mundial es palpable, pues ambas economías, en conjunto, o por separado, son actores relevantes y tienen un peso específico muy importante en la economía global.

Ahora mismo, es muy difícil estimar las consecuencias de la salida de UK, ya que las mismas afectan a múltiples ámbitos: comercio, inversión, mercado laboral, industrias, regiones, tanto del Reino Unido como de UE, y van a depender de las condiciones de la salida. Brexit de Reino Unido, de PixabayFalta conocer cuál es el modelo de relación política, comercial y económica que se establecerá con la salida del Reino Unido con EU y con terceros países, pues puede que incluso sea un modelo más beneficioso para las empresas que el que actualmente tiene.

El tipo de relación que el Reino Unido tendrá en el futuro con UE podría ser una relación estrecha, como es el caso de Noruega, o convertirse en una separación completa, con total repatriación de poderes y que sea la Organización Mundial del Comercio la que regule las futuras relaciones comerciales. E incluso pueden existir múltiples opciones intermedias, como puede ser el caso de Suiza.

En cualquier caso, y como consecuencia del nuevo modelo de relación que se establezca, en áreas como comercio, regulación e inmigración, las estimaciones de los impactos positivos o negativos pueden ser totalmente diversas. Por tanto, lo único cierto es que existe un escenario de incertidumbre.

En esa dinámica, lo cierto es que, en el corto plazo, la ruptura de integración en los mercados de bienes y servicios serán una consecuencia negativa para ambas economías UK-EU. Eso sí, es más probable que, por tamaño, en el corto plazo, sean más sensibles las pérdidas en el Reino Unido que en UE, debido a que UK pesa el 16% de la UE y exporta el 13% del PIB a la UE, frente a un 2,6% del PIB que suponen las exportaciones de la UE hacia el Reino Unido. Pero dentro de la UE, específicamente, los mayores perdedores, por sus fuertes relaciones en el sector financiero podrían ser Irlanda, Malta y Luxemburgo.

Podría haber también un aumento de la prima de riesgo debido a los efectos negativos de la ruptura de vínculos de comercio e inversión y podrían afectar específicamente al mercado inmobiliario británico, a la Bolsa y al estatus que tiene Londres como centro financiero global. La mayoría de la inversión directa que recibe Reino Unido (un tercio del total de la UE) es atraída por ser un punto ventajoso de entrada hacia el mercado único, y podría perderla. En el caso de la libra, el impacto podría ser intenso, experimentando depreciados que oscilarían entre el 15%-30% frente al dólar. Esta debilidad se explicaría por la reducción de entrada de capitales en un contexto de elevado déficit por cuenta corriente, y por una política monetaria que tendría que ser más expansiva.

Mientras tanto, podría tener un efecto positivo en el medio y largo plazo, debido a dos factores: la reducción de la regulación que supondría dejar la UE y la desaparición del coste asociado que supondría ser un país miembro. Reino Unido aporta a la Unión Europea 13.000 millones de libras, aunque suele recibir 6.000 en fondos estructurales y agrícolas (aproximadamente un 0,5% del PIB).

Para los euroescépticos, los beneficios serían: menor regulación, aumento de recursos por no ser un país miembro (que podrían ser aprovechados de forma más efectiva por UK), flexibilidad en el mercado laboral y una estructura económica flexible, al margen de poco peso en el sector manufacturero y mucho peso en el sector servicios. Eso sí, la calificación crediticia del Reino Unido concedida por las grandes empresas de calificación (SP, Moody’s, Ficht Group) probablemente disminuirá al estar su economía en un escenario de inestabilidad.

El balance a largo plazo de la salida de UK, supondría un costo de entre el -0,5% y -2,5% del PIB. Mientras, en el caso de la UE, la estimación de costes sería más moderada (en el entorno del 0,5% del PIB de media y menos dependiente del tipo de relación que se establezca finalmente en el Reino Unido). Aunque sería peor en el caso de algunos países concretos (a Irlanda, por ejemplo, le afectaría en un -2%).

Perjuicios para las empresas de la Eurozona

Por otro lado, los perjuicios para las empresas de la Eurozona se pueden resumir en los siguientes puntos:

1. Pérdida del socio económico y comercial más grande de la UE.

2. Pérdida del libre comercio.

3. Vuelta al régimen de exportaciones e importaciones, lo que implica procedimientos más lentos, más complejos y más costosos.

4. Endurecimiento de las condiciones financieras por incertidumbre en la estabilidad política y relaciones UK-UE.

5. Es probable que el comercio de la zona euro con Reino Unido vaya a sufrir. Irlanda, Bélgica y Países Bajos son los más expuestos para padecer una menor demanda de sus productos/servicios, ya que la economía del Reino Unido se desacelerará.

6. Muchos políticos comparten la opinión que, en el caso de Brexit, vendrán las dudas sobre el futuro de la moneda única de la UE.

7. Un nuevo foco de inestabilidad para los mercados, lo que podría provocar caídas en las bolsas y repuntes en las primas de riesgo.

Beneficios para las empresas de la Eurozona

Pero, sin embargo, también existen una serie de beneficios para las empresas de la zona euro, como son:

1. Reino Unido como refugio seguro, como nuevo destino financiero en caso de la derrota de sostenibilidad financiera de la UE (inflación alta, deuda, inversiones menos rentables, etc.).

2. Dependencia del Reino Unido del comercio de la Unión Europea, puesto que el primero es mucho más dependiente de los mercados europeos que de modo inverso. En este caso, UK realiza mayor movimiento de importaciones que las exportaciones que lleva a cabo.

3. El continente y las plazas financieras secundarias como París o Francfort podrían ganar atractivo, además de recuperar a parte de sus trabajadores expatriados.

Perjuicios para el Reino Unido

• Pérdida de casi 4 millones de empleados, personas sobre todo del sector químico y automóvil.

• Perjuicios para el sector inmobiliario.

• Pérdida de mano de obra económica y bien preparada (expertos financieros, ingenieros, contratistas, etc.).

• Pérdida de libertad de compra-venta dentro de la UE, pues no existirá la libertad y facilidad de venta a los 28 países de la UE. Supondría poner las barreras de libre comercio de nuevo.

• La economía de Reino Unido (el PIB) puede bajar un 3% hasta 2020.

• Incertidumbre sobre las cuatro libertades, que son pilares de la UE: libertad de flujo de personas, capitales, mercaderías y servicios.

El impacto negativo en «la City«. El porcentaje del PIB que representa la industria financiera en Reino Unido es mucho mayor que en cualquier país europeo. De hecho, “La City” se ha posicionado a favor de permanecer en la UE, consciente de las oportunidades y facilidades que le aporta estar dentro del Mercado Único. “La City” es el corazón bancario de Europa, y aunque el BCE está en Francfort, las grandes empresas están en Londres. A modo de ejemplo, unos 400.000 franceses trabajan en la capital británica, una gran parte en delegaciones de grandes firmas, como es el caso, por ejemplo, del BNP Paribas, con más de 7.000 trabajadores repartidos por sus oficinas de la ciudad; y el ‘Brexit’ puede dar un vuelco a esta situación. En esa línea, el consejero delegado de HSBC, una de las principales entidades de “la City”, reconocía tras el referéndum que, de producirse la salida de UK la UE, desplazarían a parte de su plantilla: “en Londres, tenemos a 5.000 personas trabajando en la división de banca global y mercados, y puedo imaginar que alrededor del 20% se tendría que mover a París”.

• Las firmas financieras estadounidenses que han desembarcado en Londres en los últimos 20 años se replantearían su estrategia y podían desplazar sus sedes al continente europeo.

Beneficios que va a suponer a UK su salida

1. Disminución de inmigrantes, que agotan de manera exhaustiva los beneficios sociales.

2. Reducción de impuestos por persona, quitando la contribución al presupuesto común de la UE. Reino Unido últimamente recibe menos de lo que paga, y ello ha podido ser un incentivo más para querer salir de la UE

3. Vuelta al pleno control de sus fronteras, así como de los inmigrantes que llegan a Reino Unido para trabajar.

4. Pleno control en cuanto a sus leyes y normativas.

5. Londres quiere preservar su plena autonomía sobre la City.

6. Posibilidades de negociar sus propios acuerdos bilaterales entre UK y países interesados en exportar sus bienes hacia ese destino.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *