Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Big data: buscando “El Dorado” para el negocio

Por   /   11 octubre, 2019  /   Sin Comentarios

Javier Sánchez, de Altim AnalyticsPor Javier Sánchez, Gerente de Altim Analytics, Firma experta en análisis de datos perteneciente a la consultora tecnológica Altim, especializada en SAP y en transformación digital.

 

El “big data” es un término muy de actualidad pero del que no todo el mundo conoce su significado. Y es que con “big data” nos referimos a conjuntos de datos de un gran tamaño que crecen muy rápidamente con el paso del tiempo y cuya complejidad reside en la heterogeneidad de los mismos. Las fuentes para obtenerlos son muy variadas y cada día se generan muchas más; de hecho, la Humanidad ha generado diariamente millones de datos en los últimos dos años que, sumados, tienen una magnitud mayor que todos los generados antes a lo largo de toda la historia. Así, dado el tamaño de los conjuntos, su procesamiento con software convencional no es posible, pero el análisis de los datos aporta un conocimiento que sería impensable hace tan solo unos años.

Lo cierto es que, desde el punto de vista empresarial, cada día son más las compañías que ven una oportunidad en la explotación del “big data” generado en su negocio en múltiples fuentes. No obstante, el tratamiento de esta información a menudo es uno de los puntos más complejos, importantes y costosos para los negocios. Por otro lado, recopilar información de valor puede convertirse en todo un reto para las compañías, que en la mayoría de los casos no disponen de las herramientas necesarias para trabajar este gran volumen de datos y desaprovechan un recurso tan importante como es esta información. Porque no es importante la cantidad de datos que una empresa tiene si no que puede hacer con ellos.

La realidad es que la generación masiva de datos comienza en los años 90, cuando se extiende el uso de sistemas de planificación de recursos empresariales (“enterprise resource planning”, es decir, ERP) debido a la importancia que las empresas empiezan a otorgarle a los sistemas. Como consecuencia de ello, aparecieron las primeras herramientas de inteligencia empresarial (“business intelligence”, o BI), que tienen como objetivo analizar los datos generados a fin de obtener información que permita ir un paso por delante. En cualquier caso, las herramientas que aparecieron en el mercado eran poco intuitivas y difíciles de usar (estaban destinadas principalmente a profesionales de IT), y no sería hasta los años 2000 cuando surgen nuevas soluciones por la necesidad de disponer de herramientas que cualquier usuario, independientemente de su formación o destreza con las tecnologías de la información, pudiera utilizar para ayudarle en su toma de decisiones. Big data, El Dorado para las empresas, de PixabayDesde entonces y hasta la actualidad, en este ámbito se están desarrollando soluciones muy potentes y atractivas que permiten el análisis de gran cantidad de datos de una forma sencilla y eficaz.

Sin embargo, la verdad que es, hoy en día, solo se analiza el 0,5% del “big data” que existe, por lo que el potencial margen de mejora es brutal. Para ello existen en el mercado numerosas soluciones, cada una de ellas con sus valores diferenciales, siendo probablemente las más atractivas “QlikView”, “Tableau” y “SAP Analytics Cloud”, destacando esta última como la más potente y atractiva, ya que permite realizar una planificación real y fiel con los datos, además de llevar a cabo predicciones basadas en el uso combinado de diferentes algoritmos y la tecnología “machine learning” integrada en la propia herramienta.

En concreto, la combinación del “big data” con el análisis supone para las empresas numerosas ventajas. Entre ellas:

– Mayor capacidad para la toma de decisiones, puesto que se dispone de información muy precisa.

– Posibilidad de estimar lo que va a suceder con una tasa de acierto mucho mayor, anticipándose así a posibles problemas o necesidades. Lo que supone, a menudo, grandes ventajas competitivas.

– Conocimiento de la situación real de la empresa en cada momento.

– Análisis con respuestas de mayor calidad y en tiempo real.

– Aumento de ventas, al poder identificar el comportamiento y las necesidades del cliente.

– Aumento de la eficiencia empresarial reduciendo costes.

– Mayor control de todas las áreas funcionales y operativas de la empresa.

En definitiva, como decía Sir Francis Bacon, filósofo y político inglés, “el conocimiento es poder” y, en la actualidad, gran parte de este conocimiento proviene de la información.

La cuestión es que diariamente se generan gran cantidad de datos, y las empresas que consigan transformarlos de una forma más rápida y eficaz en información y conocimiento serán las que vayan por delante y lideren el mercado, obteniendo múltiples beneficios en su búsqueda hacia “El Dorado”.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *