Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Bancos/ Cajas  >  Artículo actual

Bankia recorta su beneficio pero aumenta el dividendo

Por   /   31 enero, 2017  /   Sin Comentarios

Frente a los 1.040 millones de euros que ganó en 2015, Bankia cerró el 2016 con un beneficio atribuido de 804 millones de euros, lo que implica un 22,7% menos que en el ejercicio anterior. El grupo Bankia finiquitó así el último año con un ROE de únicamente 7,3%, bastante lejos del 10,6% logrado al concluir 2015.

Pese al recorte de ganancias, la entidad ha decidido pagar un dividendo de 317 millones de euros, lo que supone un 5% más que un año antes, concretándolo en 2,756 céntimos de euros por acción.

Según Bankia, la evolución de los resultados del 2016 se ha visto afectada por tres cuestiones principales: el entorno de tipos de interés negativos registrado durante la práctica totalidad del año, la venta de City National Bank of Florida (en 2015 había aportado 164 millones al beneficio) y las provisiones realizadas para hacer frente a posibles contingencias derivadas de préstamos con cláusula suelo, que el banco ha decidido ahora cubrir, tras haberlas retirado en septiembre de 2015.

En concreto, el margen de intereses se situó en 2.148 millones de euros, un 21,6% menos que un año antes, como consecuencia de un entorno de tipos de interés en negativo y de la bajada del rendimiento de los bonos de la Sareb. Además, hay que tener también en cuenta que los ingresos se vieron afectados por la decisión adoptada en enero de 2016 de eliminar las comisiones para aquellos clientes que tuviesen su nómina o pensión domiciliada en la entidad, lo que supuso que la facturación por este concepto se redujera un 12,2%, hasta limitarse a 824 millones de euros. Eso sí, el incremento paulatino de la captación de nuevos clientes a lo largo del año llevó a que, en el cuarto trimestre, los ingresos por comisiones alcanzasen el nivel más alto del ejercicio (213 millones de euros), basados en buena parte en la prestación de servicios y en la venta de productos de valor añadido.

Por su parte, apoyado en las plusvalías generadas por la rotación de carteras de deuda pública, el resultado de las operaciones financieras aportó solo 241 millones de euros (un -14,2% respecto a 2015). De este modo, el margen bruto sumó 3.166 millones de euros, lo que no deja de ser un 16,8% inferior al del ejercicio anterior. Mientras, los gastos de explotación cayeron un 3,1% en términos comparables (descontado el efecto de la desconsolidación de CNB), hasta los 1.548 millones de euros.

En cualquier caso, la contención de gastos fue clave para que la ratio de eficiencia se situase en el 48,9%, aunque descontada la aportación de ROF, la eficiencia recurrente quedó en el 53,2%, la más baja entre las grandes entidades españolas en su negocio doméstico.

Junto a esto, otro elemento que contribuyó a sostener la cuenta de resultados fue la bajada de provisiones como consecuencia de la mejora de la calidad del balance, con descensos tanto en el saldo de créditos dudosos como en el de activos adjudicados. En concreto, durante 2016 se realizaron provisiones por 494 millones de euros, un 31,4% menos que en el ejercicio anterior. Y el coste de riesgo (volumen de provisiones sobre crédito) bajó en el año del 0,43% al 0,24%.

Lo cierto es que el saldo de riesgos dudosos se redujo el pasado año en 1.519 millones de euros, hasta quedar en 11.476 millones, lo que permitió bajar la ratio de morosidad en un punto porcentual (hasta el 9,8%), pese al efecto de la entrada en vigor del Anexo IX de la nueva circular 4/2016 del Banco de España, a la vez que la ratio de cobertura se situó en el 55,1%.

No obstante, en términos de solvencia, Bankia cerró el año pasado con una ratio de capital ordinario (CET1) “fully loaded”, es decir, anticipando los futuros requerimientos de Basilea III (que serán de aplicación en 2019), del 13,02%, tras subir en 76 puntos básicos en el ejercicio (esta cifra no incluye las plusvalías en las carteras de deuda pública, que llevarían esta ratio al 13,53%). Y en términos de liquidez, la entidad consiguió cerrar el pasado ejercicio con una ratio de créditos sobre depósitos del 97,2%, lo que representa 4,6 puntos porcentuales mejor que un año antes. El “gap” comercial se redujo un 74,9%, hasta los 2.117 millones, lo que muestra una cómoda posición de liquidez del grupo bancario.

En cualquier caso, el discurso del presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, durante la celebración de Junta de Accionistas, destacaba que “Bankia ha sido capaz de hacer frente a un entorno muy complejo para el sector financiero, mantener altos niveles de rentabilidad y solvencia, y así poder incrementar de nuevo el dividendo a abonar a nuestros accionistas, lo que, en definitiva, nos permite seguir avanzando en la devolución de las ayudas a los contribuyentes”. Y asimismo constataba “los buenos resultados de nuestro nuevo posicionamiento comercial. La decisión de retirar las comisiones, con un impacto acotado en términos de resultados, ha tenido un efecto incluso mejor del esperado. El año pasado captamos más de 172.000 nuevas nóminas y subimos cuota de mercado en tarjetas, en fondos de inversión y en las partidas de crédito que nos marcamos como prioridad: consumo y empresas”.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *