Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

La llegada de nuevos actores al sector, seria amenaza para la banca tradicional

Por   /   12 marzo, 2014  /   Sin Comentarios

El 55% de los altos directivos de la banca mundial considera que la llegada de “nuevos entrantes” hasta ahora ajenos al sector es la principal amenaza para el negocio bancario tradicional. Así se desprende del informe “La Banca Retail en 2020. ¿Evolución o revolución?”, elaborado por la firma de servicios profesionales PwC a partir de entrevistas con 560 directivos de las principales entidades financieras de 17 países.

Banca tradicional versus banca moderna, de Free DownloadTal amenaza es mucho más acusada para los banqueros de Estados Unidos (hasta el 71% de ellos lo considera así) y Europa (59%) que en Asia, donde el aterrizaje de nuevos actores en el sector es vista como amenaza solo por un 42%, o el resto de mercados emergentes, donde lo ve así una media del 50% de los consultados.

Sin embargo, también es verdad que muchos directivos de la banca consideran que la llegada de nuevos partícipes puede representar no una amenaza sino, por el contrario, toda una oportunidad, tal y como manifiesta otro 21% de los banqueros estadounidenses, el 28% de los europeos, el 32% en los países emergentes e incluso el 44% de los de Asia-Pacífico.

En cualquier caso, en los bancos del Viejo Continente, las tres grandes preocupaciones de sus directivos tienen que ver sobre todo con la regulación (preocupación relevante para un 40%), como consecuencia lógica del proceso de unión bancaria; así como con la atracción de nuevos clientes (opinión del 33%) y con la necesidad de recuperar la reputación perdida durante la crisis financiera (detectada por el 31%).

Lo cierto es que el documento de PwC va mucho más allá y analiza cómo las nuevas expectativas de los consumidores, el desarrollo tecnológico, las mayores exigencias regulatorias y los cambios demográficos están configurando una banca distinta en la que quedarse quieto no es una opción. De hecho, el 70% de los directivos de banca entrevistados considera “muy importante” tener ahora una visión de cómo será el mercado bancario en 2020 para poder entender el impacto en sus organizaciones de estas mega tendencias y ser capaces de diseñar estrategias ganadora.

En ese sentido, además del diagnóstico sobre los cambios venideros, el informe dibuja la hoja de ruta que deberían seguir aquellas entidades financieras que quieran resultar ganadores en este proceso. Ese guión pasa, primero, por apostar por modelos de negocio que sitúen al cliente, y no al producto, en el centro de la organización. Hay que tener en cuenta que, hoy en día, las entidades financieras tienen un conocimiento superficial de sus clientes y una cartera de productos muy compleja. Y las ganadoras en 2020 serán aquellas que le den la vuelta a la situación y que consigan tener un profundo conocimiento del perfil y los hábitos de consumo de sus clientes, además de un portfolio de productos muy sencillo.

En segundo lugar, los bancos deberán simplificar los modelos operativos de las entidades y optimizar sus redes de distribución. Es verdad que, tradicionalmente, los bancos que han contado con las mayores redes de sucursales han dominado sus mercados, pero en 2020 todos los bancos serán “bancos directos” y las entidades financieras tendrán que rediseñar sus sucursales bancarias, creando nuevos formatos, buscando alianzas con terceros, etc. En esa línea, el 59% de los directivos entrevistados asegura que la importancia de las oficinas bancarias disminuirá significativamente en los próximos años, al tiempo que los consumidores migran hacia los canales digitales.

En tercer lugar, las entidades deberán hacer de la información una ventaja competitiva, pues aquellas que sean capaces de moverse rápido e integrar el análisis de datos de las distintas áreas del banco (comercial, operacional, riesgos, financiera, etc.) serán las ganadoras.

En cuarto lugar, las entidades tendrán que impulsar la innovación a lo ancho y largo de toda la organización. Y, por último, los bancos tendrán que realizar una gestión más proactiva de los riesgos, del capital y de la regulación. Hasta la reciente crisis financiera, la regulación era simplemente un área más de las entidades financieras, pero a partir de ahora, con una normativa más compleja y unos organismos reguladores más exigentes y menos flexibles, los bancos deberán ser más proactivos e integrar estos aspectos en el día a día de sus negocios.

El problema de todo esto es que, aunque nada menos que el 90% de los directivos bancarios coincide en señalar como relevantes todas estas medidas, únicamente un 20% reconoce estar preparados para ponerlas en marcha.

Imagen cortesía de Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *