Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

La banca europea, sin medios para hacer frente a las nuevas exigencias regulatorias

Por   /   26 marzo, 2014  /   Sin Comentarios

La banca mundial, en general, y la europea, en particular, no cuenta con suficientes recursos para hacer frente a las nuevas exigencias regulatorias derivadas de los ejercicios obligatorios de estrés, tal y como reseña el informe “Passing the stress test”, realizado por la firma de servicios profesionales PwC a partir de una encuesta realizada a 24 bancos de carácter global de una docena de países de los cinco continentes.

Para empezar, el 90% de las entidades encuestadas asegura contar con un equipo de menos de 20 profesionales dedicados a las pruebas de estrés, una cifra que supone en realidad menos de la mitad con la que, de media, cuentan los bancos de Estados Unidos, que se han visto obligados a incrementar sus equipos en los últimos años como consecuencia del aumento de las exigencias por parte de la Reserva Federal. Y es que la mayoría de los bancos encuestados han delegado en equipos pequeños la realización de esos ejercicios (un 39% estima entre 20 y 50 el número de profesionales adicionales que idealmente deberían incorporar), e incluso muchas entidades reconocen que los que tienen no cuentan con todas las capacidades necesarias.

Banca europea, de Free DownloadPero además de esta área, el informe de PwC detecta otras tres en la que los bancos deben mejorar urgentemente, de modo que es necesaria más implicación de la alta dirección, mayor integración de la información de las áreas de negocio con la áreas comerciales y que la información derivada de las pruebas de estrés sea útil para los bancos, a la hora de tomar decisiones de negocio.

En cuanto a la primera referencia, desde luego la banca es consciente que los comités ejecutivos y la alta dirección de las entidades financieras deben estar  implicados a lo largo y ancho del proceso de realización de los test de estrés. No es suficiente con que estos limiten su participación, como sucede en la actualidad, a la revisión de los resultados finales y a la comunicación, sino que deben tener un papel más activo a la hora de diseñar los escenarios sobre los que se sustentan las pruebas, conocer la limitación de cada uno de los modelos y formular las posibles acciones a llevar a cabo. Esto supondrá, sin lugar a dudas, un desafío que exigirá nuevas inversiones que incluirán, por ejemplo, dar formación adicional a los miembros de los actuales comités ejecutivos.

El estudio señala, por otra parte, que, si bien los bancos han conseguido integrar de forma efectiva sus áreas financiera y de riesgos a la hora de realizar las pruebas de estrés, sin embargo, todavía deben aumentar la integración de la información con  las áreas  comerciales y de negocio. Así lo reconoce el  83% de los encuestados para lo que la integración con el “front office” no es efectiva, o solo lo es en parte.

Y con respecto a la tercera área a mejorar, la investigación considera que las entidades financieras deberían de ser capaces de optimizar la información obtenida en los test de estrés para tomar decisiones relacionadas con la evolución de sus planes de negocio. Precisamente, para los bancos encuestados esta es una asignatura pendiente, pues la mayoría reconoce no haber revisado nunca estos planes de negocio, ni en el corto ni en el largo plazo, como consecuencia de los resultados de las pruebas de estrés. Y sólo el nivel de riesgo de las entidades, según el 65% de los encuestados, se ve habitualmente modificado como consecuencia de los resultados de estos test.

Para Alberto Calles, socio responsable de la Unidad de Regulación Financiera de PwC, “la forma en la que los bancos se prepararan para las pruebas de estrés debe evolucionar. Por un lado, la experiencia nos demuestra que el incremento de las exigencias de los reguladores obligará a las entidades a contar con equipos mayores y con perfiles y capacidades distintas. Pero además, estos procesos no podrán seguir funcionando de forma independiente, y deberán integrarse con el resto del negocio, del `governance´ y de la estrategia de las entidades”.

Imagen cortesía de noppasinw / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *