Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Empresas/ Negocios  >  Artículo actual

Autónomos y creación de negocio

Por   /   7 septiembre, 2015  /   Sin Comentarios

Andrea Bayer, de SanahujaPor Andrea Bayer, Abogada laboralista del despacho Sanahuja & Miranda, especializado en asesoramiento integral a particulares y empresas.

 

La figura de autónomo está siendo muy recurrida en la actualidad, mayoritariamente, por parte de aquellos trabajadores recientemente despedidos o bien por los que se encuentran en una situación de desempleo y que tienen la inquietud de crear nuevos negocios y así poder hacer más llevadera esta situación que atravesamos.

En ese sentido, para poder desarrollar ese negocio como autónomo, lo primero que se debe hacer es tramitar la Declaración Censal y el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) en la Agencia Tributaria con la actividad que  se va a llevar a cabo, además de presentar, paralelamente, presentar el alta en la Tesorería General de la Seguridad Social a fin de incluirse en el Régimen Especial de Autónomos. No hay que olvidar que el autónomo está obligado a cotizar desde el primer día del mes en que inicia su actividad, independientemente de la duración de prestaciones de la actividad.

En el momento de iniciar su actividad deberá escoger la base de cotización en este Régimen Especial de entre las bases mínima y máxima que le corresponda. Y será esa base la que se tendrá en cuenta en situaciones como la baja de enfermedad, jubilación, prestaciones…. (durante el año 2015 la base elegida podrá estar entre una mínima de 884,40 euros y una máxima de cotización de 3.606,00 euros mensuales).

En cualquier caso, actualmente, y fruto del constante movimiento de altas, existe la posibilidad de acogerse a la “tarifa plana”, en la que se proponen una serie de bonificaciones (Real Decreto-Ley, 4/2013) para los “nuevos” autónomos que implica que los mismos pagarán solo un 80% en los primeros 6 meses, un 50% en los siguientes 6 meses y un 30% entre los meses 13 y 18. Trasladándolo al supuesto de base mínima, estaríamos ante 54 euros los primeros 6 meses, 132 y 184 euros sucesivamente. Finalizaría a partir de ahí la bonificación, y por ello quedaría desde entonces un importe de 268 euros.

Capitalización del paro

Al margen de esto, y aunque muchos emprenden su nueva andadura profesional asumiendo desde el inicio el coste de la actividad, por tener ahorrada la cantidad para hacer frente a la tesorería, lo  cierto es que la gran mayoría aprovechan la posibilidad de capitalizar el pago de las prestaciones pendientes de cobro. La misma consiste en tramitar la solicitud ante la Administración, concretamente ante el Servicio Público de Empleo Estatal, que es el organismo autónomo adscrito al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que se encarga de promover, diseñar y desarrollar medidas y acciones para  el empleo.

En dicho organismo se tramita esa solicitud, que recibe el nombre de “pago único” o también “capitalización del desempleo”, y que supone solicitar el pago anticipado del desempleo que tengan concedido y/o reconocido. Lo puede solicitar todo aquel preceptor de prestaciones de desempleo al que le interese crear su propio negocio y permite cobrar en un pago único las cantidades pendientes de percibir, siempre que al menos se tengan pendiente tres mensualidades y que no haya iniciado la actividad ni se haya dado de alta como trabajador en el Régimen General de la Seguridad Social con anterioridad al momento de la solicitud. Para ello, el organismo encargado del abono de esta prestación es igualmente el Servicio Público de Empleo Estatal.

Ayudas a autónomos, de PixabayPero hay que tener en cuenta que existen dos modalidades de capitalización. La primera es mediante un pago único, y la cantidad máxima contempla un 60% de la prestación reconocida, si bien ese porcentaje podrá variar si el trabajador afectado acredita tener una discapacidad del 33% o superior, que entonces tendrá el límite en el 60%, o si se trata de un  hombre de menos de 30 años o de una mujer menor de 35 años, cuyo límite serán entonces del 100%. La otra modalidad es la de pagos mensuales, a fin de subvencionar la cotización del trabajador a la Seguridad Social, un supuesto para el que se deberá presentar los justificantes de cotización a la Seguridad Social del mes de inicio de la actividad. En cualquier caso, una vez que se opta por una de las modalidades no podrá solicitarse, con posterioridad al inicio de la actividad, otra modalidad.

Además, a fin de poder optar a este pago, deberá confeccionarse una memoria explicativa del proyecto de actividad profesional a realizar en el que consten los datos personales, los del proyecto, el capital total necesario y la forma de financiación. El SEPE exige también, para llevar un control riguroso y evitar el fraude, la obligación de solicitar nueva cita a fin de acreditar que las inversiones previstas se han llevado a cabo. Y hay que tener en cuenta que, si se invierte una cantidad mayor a la que se expuso en la memoria y que a la vez es mayor a la aprobada por el Servicio de Público de Empleo, la cantidad que sobrepase correrá a cuenta del autónomo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *