Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Empleados  >  Artículo actual

Automatización: mejorar competencias en empleados, clave para la eficacia

Por   /   2 noviembre, 2018  /   Sin Comentarios

Según un reciente estudio del Instituto de Transformación Digital de la firma de servicios de consultoría, tecnología e internacionalización Capgemini, nada menos que un 58% de los directivos de las empresas del mundo (59% entre las españolas) y el 54% de los empleados de las mismas inciden en que la automatización sigue sin propiciar los objetivos de incremento de productividad esperados por la dirección. Mejora de competencias digitales, de PixabayUna percepción que es más negativa aún sobre todo en Suecia, Estados Unidos y China, donde el 66%, el 64% y el 61%, respectivamente, de los directivos así lo consideran.

En cualquier caso, la realidad es que el optimismo sobre el impacto de la automatización es mayor entre las organizaciones que ya han avanzado en la implementación de programas generales de adecuación formativa y funcional para los trabajadores. En estos casos, la mayor parte de los empleados (52%) y una alta proporción de directivos (46%) consideran que esta tecnología sí está mejorando la productividad, frente a solo el 42% de los empleados y el 35% de los ejecutivos que también lo creen, respectivamente, en las compañías que todavía no han emprendido estos programas.

Lo cierto es que el informe, que lleva por título “Upskilling your work force for the age of the machine” (“Actualización de competencias en la edad de las máquinas”) y para el que se ha encuestado en diez países a 800 directivos y 1.200 empleados con funciones de supervisión en empresas con facturaciones de más de 1.000 millones de dólares, pone de manifiesto que, si bien la automatización eleva en cierto grado la productividad, la clave para extraer todo su potencial reside en que las entidades proporcionen las competencias adecuadas a los empleados. Eso sí, hay que tener en cuenta que las ventajas no redundan solo en la productividad y es preciso apuntar que, entre las razones por las que las sociedades emprenden iniciativas de automatización, la más compartida es la mejora de la calidad (señalada por el 43%), seguida precisamente de la mejora de la productividad de la plantilla (mencionada por un 37% de los entrevistados).

En cualquier caso, la realidad es que los empleados de empresas que ya realizan programas de actualización de habilidades a gran escala se muestran más positivos que aquellos de compañías con cuyos programas están aún en fase inicial. Las diferencias en las opiniones de los trabajadores se muestran en aspectos como la progresión profesional (76%, frente a 60%), la motivación (48%, frente a 33%) y el desempeño de nuevas responsabilidades (57%, frente a 46%).

No obstante, también se aprecia que la adecuación de competencias digitales está todavía sin madurar, pues la verdad es que, si bien un 91% de las entidades consultadas (83% en el caso de España) ha completado o comenzado el desarrollo de un programa de formación (la que sería la primera fase), un 35% (49% entre las de nuestro país) todavía no ha comenzado a establecer la infraestructura y las colaboraciones necesarias (segunda fase), un 73% (75% de las españolas) aún no tiene en marcha un proyecto piloto (tercera fase) y únicamente un 10% (7% en España) ha comenzado a implantar a escala el programa de mejora de competencias para sus empleados (cuarta etapa).

Por otro lado, las opiniones por parte de los empleados son un tanto críticas y ambivalentes con respecto a los programas de “upskilling”: para una mayoría del 61% (58% entre los consultados en España), estos programas no han sido útiles a la hora de “adquirir competencias para ser más eficientes”, a la vez que, para un 54% (73% en el caso de los de nuestro país), “no han procurado las competencias que le habrían proporcionado mayor empleabilidad”. Por el contrario, el 62% de los empleados (el 64% en España) afirma que los programas le han ayudado “a mantener el puesto de trabajo o evitar el despido” y un 54% (55% de los españoles), a “acabar con las actividades repetitivas”.

Finalmente, el informe también revela que el análisis del impacto de la automatización en las personas es un elemento clave que todavía numerosas organizaciones tienen pendiente, pero debería ser uno de los primeros pasos. De hecho, el 58% de los directivos de RRHH y otras áreas (54% entre los españoles) admiten que el impacto de la automatización en la plantilla no es un elemento determinante en la visión y estrategia de automatización. Con todo, cerca del 55% (45% en España) ya ha redefinido las competencias que necesitarán en el marco de la adopción de la automatización, identificado nuevas tareas o puestos para empleos que están siendo desplazados por la automatización, tomando medidas para adaptar las competencias al nuevo entorno y diseñando programas de formación “ex profeso”. No obstante, es preciso reseñar que los líderes no informan con regularidad a sus empleados sobre las iniciativas de automatización, de mejora de competencias o de nuevos perfiles de trabajo que surgen relacionados con esta tecnología. En concreto, menos de la mitad (45%, aunque en España no pasan del 34%) informa de las iniciativas de automatización, su importancia y el posible impacto en la plantilla.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *