Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Aplicación del aprendizaje automático a la ciberseguridad empresarial

Por   /   17 mayo, 2019  /   Sin Comentarios

Por Prodware, Multinacional consultora especializada en implantación de soluciones tecnológicas para procesos de transformación digital en empresas.

 

El interés generado en los últimos años en torno a la inteligencia artificial (IA) ha potenciado su investigación a diferentes niveles. Como resultado, se han desarrollado nuevas utilidades aplicables a múltiples ámbitos, desde la conducción autónoma a los sistemas de diagnóstico médico.

En esa línea, los algoritmos de aprendizaje automático representan uno de los máximos exponentes de la inteligencia artificial en la actualidad. Capaces de detectar los errores que cometieron y de corregirlos, los sistemas basados en estándares de aprendizaje automático ayudan a combatir la incertidumbre y permiten tomar las decisiones adecuadas en base a datos rigurosos. Aprendizaje automático y ciberseguridad, de ProdwareDos habilidades muy valoradas en la ciberseguridad, especialmente porque los ataques modernos se basan en incógnitas.

Lo cierto es que el desarrollo de tecnologías empresariales y su penetración dentro de los procesos internos de las organizaciones traen consigo la aparición de nuevas amenazas cuya gravedad depende en gran medida de su capacidad para hacer frente a los riesgos y para contener los daños. Para ello, el uso de sistemas de aprendizaje automático permite detectar y analizar ciberamenazas de forma rápida a fin de prevenir o detener incidentes de manera efectiva. De ahí, que representa una de las principales perspectivas en términos de ciberseguridad corporativa.

En esa línea, conviene analizar las principales aplicaciones del aprendizaje automático a la ciberseguridad:

  • Detección y prevención

Los algoritmos de aprendizaje automático ayudarán a las empresas a detectar con mayor rapidez parámetros que se salen de los patrones normales y que puede esconder un potencial ataque. Y en base a esa información, los propios sistemas de aprendizaje automático son capaces de establecer protocolos de seguridad que llevan asociadas determinadas acciones en función del tipo de intromisión en los sistemas de la empresa.

  • Protección de datos, dispositivos e infraestructura

La infraestructura tecnológica corporativa necesita adaptarse continuamente a la evolución de las ciberamenazas. En ese sentido, el aprendizaje automático, presente ya en muchas aplicaciones de seguridad, ayuda a identificar las posibles vulnerabilidades del ecosistema tecnológico de la compañía, especialmente de los eslabones más débiles: correo electrónico, dispositivos móviles, datos sensibles, etc. Así, disponer de estos recursos otorga una clara ventaja a la hora de hacer frente a comportamientos desconocidos potencialmente peligrosos.

  • Optimización de los recursos humanos

Con el aprendizaje automático es posible automatizar determinadas tareas de ciberseguridad manteniendo un elevado nivel de protección. Ello permite dedicar los activos humanos a tareas críticas de mayor complejidad mientras que el sistema se ocupa de aquellas acciones básicas y repetitivas (filtrar datos, analizar la red, evaluar vulnerabilidades, detectar ataques maliciosos, etc.). De ese modo, los expertos en seguridad siguen siendo esenciales, pero sus funciones evolucionarán.

En definitiva, que el aprendizaje automático está ayudando a perfeccionar las soluciones de ciberseguridad, así como la capacidad del agente humano para analizar y clasificar amenazas de forma efectiva. No obstante, es preciso tener en cuenta que el acceso a sistemas de IA también está en manos de los ciberdelincuentes, capaces de desarrollar sus propias herramientas para diseñar y lanzar ataques más perniciosos. Porque a medida que las empresas adoptan nuevos sistemas de protección de su entorno digital, los ciberdelincuentes también desarrollan habilidades más sofisticadas. Así que la única opción para garantizar la seguridad es situarse un paso por delante en el uso de sistemas automatizados basados en IA.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *