Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

La tarjeta de combustible, medida eficaz para el ahorro de costes en las empresas

Por   /   21 enero, 2013  /   Sin Comentarios

Según datos del “Informe del Vehículo de Empresa” (CVO), promovido por la firma de renting de vehículos Arval, la escalada del precio de los carburantes ha llevado ya a casi cuatro de cada diez empresas españolas (exactamente el 37%, frente al 30% de media en Europa) a utilizar para sus vehículos corporativos la tarjeta de combustible como medida para recortar los gastos de la flota, ya que resulta uno de los capítulos más gravosos de una compañía, junto con la informática y los recursos humanos.

repostaje de combustibleSegún el citado estudio, gracias al descuento que las estaciones de servicio aplican a los usuarios de estas tarjetas en cada litro repostado como contrapartida al volumen fijo de negocio proporcionado por los operadores de renting, y teniendo en cuenta que la media de consumo de un vehículo de empresa es de 5,5 litros a los 100, hablamos de una rebaja de unos 63,3 euros al año por coche con un recorrido medio de unos 28.800 kilómetros anuales (3% por litro), por lo que una compañía que cuente con una flota media de 100 coches puede ahorrar de promedio hasta 6.336 euros al año en carburante con el simple hecho de proporcionar a sus empleados una tarjeta de pago para los gastos de repostaje (el ahorro puede superar los 31.000 euros en el caso de una gran organización con medio millar de automóviles a su cargo).

Por otro lado, los beneficios de utilizar la tarjeta de combustible no sólo tienen su reflejo en las cuentas de resultados, sino también en las declaraciones fiscales, ya que esta fórmula facilita a las empresas la recuperación de hasta el 100% del IVA del carburante.

Junto a todo ello, Arval destaca su facilidad de configuración, al permitir fijar variables como el límite del repostaje diario y mensual, restringir su uso durante los fines de semana y festivos o incluso añadir otros servicios a la tarjeta como el pago de los lavados y los peajes. Para César Estrela, director de Operaciones de la firma, “la tarjeta de carburante también permite mejorar aspectos operativos al eliminar trámites administrativos tan engorrosos como las notas de gastos, lo que simplifica al máximo el control del presupuesto destinado al carburante y ahorra tiempo que empresa y empleados pueden dedicar por completo al desarrollo de su negocio».

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *