Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Ayudas/ Ahorros  >  Artículo actual

Beneficios para los ahorradores de la rebaja fiscal

Por   /   23 noviembre, 2015  /   Sin Comentarios

Por Legálitas, firma de prestación de servicios de asistencia jurídica.

 

No solo los rendimientos del trabajo se ven favorecidos por el adelanto de la rebaja fiscal llevado a cabo por el Gobierno con fecha de efecto 1 de julio de 2015. Y es que, ahora, los ingresos o rendimientos obtenidos a través del ahorro también se beneficiarán de dicha medida, incluida en la segunda fase de la rebaja del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), cuya fecha inicial de entrada en vigor estaba prevista para el próximo 1 de enero de 2016.

Incentivos para ahorradores, de Pixabay¿Cuál era la situación? Pues lo cierto es que el pasado mes de enero de 2015 entró en vigor una nueva tarifa del impuesto sobre el ahorro en la que se diferenciaban tres tramos: hasta 6.000 euros, tributaba al 20%; desde 6.000 euros y hasta 50.000 euros, al 22%; y para rendimientos superiores a 50.000 euros, al 24%. Además, entre otras medidas que entraron en vigor el pasado 1 de enero de 2015, también se encontraba la eliminación de la exención de tributación de los primeros 1.500 euros obtenidos a través del cobro de dividendos y la diferenciación del plazo de obtención de los rendimientos entre corto plazo (menores a un año) y largo plazo (mayores a un año), donde, dependiendo del plazo de generación de dichos rendimientos, se tributaba de una u otra forma.

¿Cuál es la nueva fiscalidad después de la reforma? Pues desde 1 de julio de este 2015 dichos tramos se ven reducidos un 1%, de modo que, hasta 6.000 euros, se tributa al 19%; desde 6.000 y hasta 50.000 euros, lo hace al 22%, y los rendimientos superiores a 50.000 gravan al 23%. Lo que significa que los rendimientos obtenidos a través del ahorro durante el segundo semestre de este año se benefician de dicha medida.

¿En que afecta? Esta nueva rebaja afecta a los rendimientos de capital mobiliario como los intereses obtenidos a través de cuentas y depósitos, los cupones de renta fija, dividendos, seguros de ahorro, etc.; y también a las ganancias y/o pérdidas patrimoniales obtenidas a través de la venta de acciones (renta variable) y fondos de inversión.

Esto se puede entender con un simple ejemplo. Un inversor vende sus participaciones en un fondo de inversión mediante la cual obtiene un rendimiento (diferencia entre el precio de compra y el precio de venta) de 5.000 euros. Si dicha operación se hubiera realizado con fecha anterior al 1 de julio, debería de tributar a Hacienda el 20%, lo que equivaldría a pagar 1.000 euros. Pero si dicha operación se realiza a partir del 1 de julio y se aplicara la nueva tarifa, tributará a un 19%, o lo que es lo mismo, 950 euros Es decir, 50 euro de diferencia es la ganancia para el ahorrador con la nueva carga fiscal.

Por ello, con los nuevos tipos impositivos, los ahorradores se ven favorecidos por dicha medida, al pagar menos a Hacienda por los rendimientos obtenidos, haciendo que la rentabilidad de sus ahorros aumente en estos momentos de tipos de interés tan bajos.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *