Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conflictos/ Arbitraje  >  Artículo actual

Vuelve a crecer la siniestralidad laboral

Por   /   19 enero, 2016  /   Sin Comentarios

Rompiendo la tendencia a la disminución iniciada en 2009 y coincidiendo con el período de crisis económica, en 2015 se ha consolidado el escenario de crecimiento de la siniestralidad laboral en nuestro país, según detecta el “I Observatorio de siniestralidad laboral”, elaborado por Asepeyo.

En ese sentido, lo cierto es que, si ya en 2014 subió por primera vez desde 2007 el número de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales con baja médica, hasta sumar entonces 76.158 (2.415 más que en 2013), en el recién concluido 2015 este tipo de bajas ha afectado a 79.957 casos, lo que ha llevado a elevar la tasa de incidencias con baja a 3,86 por cada 100 trabajadores, frente al 3,78 de 2014 o al 3,72 de 2013.

El análisis de esta mutua de accidentes de trabajo detalla que un 1,04% de todos los trabajadores han tenido más de un accidente, acumulando ellos solos nada menos que el 25,71% de todos los accidentes con y sin baja. Accidente de trabajo, de PixabayEntre tanto, otro 6,60% de los empleados ha sufrido un accidente y el 92,3% restante no ha tenido ninguno. En esa línea, los accidentes de laborales con baja médica crecieron en 2015 un 4,99%, el 35,4% de los cuales se produjeron entre trabajadores con menos de un año de antigüedad, otro 14,9% entre los que llevaban en la empresa entre uno y tres años, un 9,2% entre los empleados con antigüedad de tres a cinco años, un 20,15% entre los que cuentan con entre cinco y diez años, un 14,7% entre los llevan de diez a veinte años, y otro 5,7% entre profesionales con más de veinte años en su compañía.

Además, el 56,8% de las bajas las han cogido trabajadores con contrato indefinido a tiempo completo, en tanto que otro 24,4% de las mismas ha correspondido a contratos temporales a tiempo concreto, un 11,6% a contratados indefinidos a tiempo parcial y un 7,2% a empleados temporales a tiempo parcial.

Pero lo cierto es que el 57% de los trabajadores accidentados en 2015 (59% de los de 2014) no requirieron baja, frente al 43% (41% en 2014) que sí la precisaron. Sin embargo, la verdad es que en el 99,2% de los accidentes con baja el diagnóstico de gravedad fue de leve (otro 0,6% se calificó como grave, un 0,04 como muy grave y el 0,1% acabó en fallecimiento).

Entre los accidentes que sí acabaron en baja (70% correspondieron a hombres y 30% a mujeres), un 38,8% se debió a sobreesfuerzos, un 23,9% a caídas o tropiezos, un 17,9% a golpes contra objetos, un 10% a contactos con objetos punzantes y, en mucha menor medida, también a sustancias peligrosas (2%), a quedar atrapado (2%), a quedar aplastado (2%), a temperaturas excesivas (1%), a problemas con electricidad (0,5%) o a otras causas (2%).

Eso sí, los días de baja fueron muy dispares en función del tipo de lesión. De hecho, las patologías de hombro, que supusieron el 6,28% de todas las patologías prevalentes, requirieron una media de 18,1 días de baja, en tanto que las patologías de rodilla (8,76% de las lesiones) precisaron, de media, 17,34 días de baja. A continuación se situaron las patologías de pié (9,78% de los casos), que necesitaron 14,29 días; las patologías de mano (16,09% del total), con 10,22 días hasta recuperación; las patologías cervicales (8,28% del conjunto), que tardaron 10,13 días de media; las patologías lumbares (13,89 de los casos), 7,11 días; las contusiones (lesión más habitual, pues protagoniza nada menos que el 19,68% del total), 5,11 días de media; las patologías dorsales (4,81% de las incidencias), 3,01 días; las heridas (5,26% de las patologías), 2,82 días; y las patologías de ojo (7,15% de las lesiones), 1,54 días.

Por su parte, en el caso de traumas por contingencias profesionales y contingencias comunes, la mayor duración de bajas ha correspondido a fracturas de radio y cúbito (89,41 días en el caso de las primeras y 79,57 días en el de las segundas), pero también fueron muy largas las bajas por fracturas de uno o más huesos tarsianos o metatarsianos (79,28 días en contingencias comunes y 71,52 días en contingencias profesionales), e igualmente los esquinces y torceduras de rodilla y pierna (68,46 días en contingencias comunes y 34,37 en contingencia profesionales) y las luxaciones de rodilla (67,52 días en contingencias comunes y 56,41 en contingencias profesionales). Algo menos precisaron las fracturas de una o más falanges de la mano (52,97 días en contingencias comunes y 37,69 en el caso de las contingencias profesionales); los otros traumatismos y los no especificados (47,42 días en contingencias comunes y 34,12 días en contingencias profesionales); los esquinces y torceduras de otras partes neom de la espalda (44,59 días en contingencias comunes y 18,03 días en contingencias profesionales); esquinces y torceduras de muñeca y mano (40,68 días en contingencias comunes y 19,36 en las profesionales); contusiones de miembros inferiores (37,39 días en contingencias comunes y 16,10 días para las contingencias profesionales); contusiones de miembros superiores (34,57 días en comunes y 14,46 días en contingencias profesionales); heridas abiertas de dedos de la mano (32,79 días en contingencias comunes y 14,63 días en las profesionales); contusiones de tronco (31,04 días en contingencias comunes y 15,51 días en contingencias profesionales); y esquinces y torceduras de tobillo y pié (24,31 días en contingencias comunes y 15,35 días en contingencias profesionales).

De esta manera, las extremidades superiores del cuerpo fueron las más afectadas por los accidentes laborales (37% de los casos), seguidas de las extremidades inferiores (29%), de la espalda (17%), de la cabeza (6%), del tronco (4%), del cuello (3%) y de múltiples partes afectadas (4%).

Toda esta accidentalidad ha tenido lugar en los lugares públicos (vías de acceso, de circulación, etc.), que fueron el escenario del 28,0% de los accidentes, en tanto que los lugares de producción (talleres, fábricas, etc.) acogieron otro 25,3%, las áreas de almacenamiento un 11,7%, los restaurantes y alojamientos el 9,5%, el medio de transporte terrestre el 7,8%, los lugares de venta el 7,5%, los centros sanitarios el 6% y los lugares con obras el 4%. Eso sí, el 71% de los accidentes acaecieron en el centro de trabajo, en tanto que otro 6% se produjo en otro centro distinto, un 14% al ir o volver del trabajo y un 9% por desplazamientos durante la propia jornada de trabajo.

En cualquier caso, el estudio destaca asimismo que el 33% de los 97 casos mortales producidos (9 más que en 2014 y 10 más que en 2013) fueron a causa de accidentes de circulación (“in itinere” o por circulación durante la jornada laboral), en tanto que otro 30,3% se debió a riesgos asociados a su actividad, un 25,7% por infartos y un 11,1% por otros tipos de etiologías, como derrames, aneurismas, complicaciones del tratamiento e incluso suicidios.

La investigación de Asepeyo señala que los lunes (20,42% de los accidentes), en cuanto a día de la semana, y la segunda hora de la jornada laboral (19,40% de los accidentes), en cuanto al horario, resultaron los momentos de mayor siniestralidad, en tanto que los domingos (solo el 3,58% de los accidentes) y la octava hora (7,52%) son los menos propicios. Y además, los sectores de actividad con mayor tasa de incidencia son la construcción y la Administración Pública, en tanto que los de menor tasa resultan los de educación y actividades científicas y técnicas. Y con relación al reparto geográfico, revela que la mayor tasa de incidencia se da en el País Vasco, mientras que la menor tiene lugar en Castilla y León.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *