Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Tecnología 5G: ¿Por qué wi-fi no solo sobrevive sino que prospera?

Por   /   4 julio, 2018  /   Sin Comentarios

Por Ángel Arias Baelo, Senior Sales Engineer de Aerohive Networks, Multinacional estadounidense especializada en soluciones y servicios de conectividad y para la optimización de las nuevas tecnologías en los negocios.

 

Con relación a la tecnología 5G, hasta ahora, conocemos sobre todo dos hechos muy importantes. El primero, que la tecnología 5G se hará realidad del todo a principios del año 2020; y el segundo, que 5G se inspira en gran parte de lo que es wi-fi en la actualidad.

Por ello, y si los operadores de telefonía móvil se dedican a emplear 5G para extender sus imperios, ¿entonces por qué no utilizan 5G para sustituir la red wi-fi en espacios públicos y, sin demasiados esfuerzos adicionales, también en empresas y, por supuesto, en el entorno residencial? Al final, lo que les interesa es crecer, aunque sea con el espectro sin licencia para los despliegues LTE, Tecnología 5G, de Pixabaydonde incluso alegan unas pocas ventajas técnicas sobre wi-fi.

¿Un solo lugar donde comprar y una oferta mejor? Suena atractivo ¿verdad?

Pero no vayamos tan rápido, operadores. Sí, 5G será lo mejor que nunca hemos visto. Tendrá éxito en el desplazamiento, y como pronto en el 2030, y será mucho mejor a todas las generaciones celulares anteriores. Ofrecerá así una capacidad de tratamiento suficiente para satisfacer, esencialmente, las necesidades de todo el tráfico de voz, datos y vídeo, a la vez que duplicará la función del cable a nivel usuario y seguirá con la migración de los servicios cableados ya en curso en algunas organizaciones y consumidores de vanguardia.

Pero como ya hemos visto con el interés de los operadores tanto en las bandas sin licencia como en las bandas de onda milimétrica bastante complicadas, el acceso a un espectro suficiente para los despliegues de “wideband”/“broadband” a escala muy grande es la clave del éxito de 5G. Tal y como dijimos anteriormente, todo tiene que ver con la “capacidad” (algo que wi-fi ya tiene), gracias a una extensa experiencia y aproximadamente a un gigahercio de espectro. Sin licencia, sí, pero optimizado mediante protocolos especializados y reutilizados de forma bastante eficiente mediante celdas pequeñas, es decir, despliegues densos.

Por lo tanto, ¿5G podría traducirse en el espectro sin licencia utilizado por wi-fi hoy en día? Es improbable: los protocolos utilizados por los servicios con y sin licencia son totalmente diferentes unos de otros. Esto está hecho a propósito y es absolutamente necesario. Y es que revisar los protocolos para una nueva misión involucra un enorme esfuerzo e inversión que a menudo generan un retorno sobre la inversión muy pequeño; es un poco parecido a construir un coche que también puede ser un avión.

¿No se ha intentado ya hace tiempo? ¿Y qué éxito ha tenido? En resumidas cuentas, ¿Por qué crear otra wi-fi si no presenta ventajas?

Todo esto evoca los esfuerzos a lo largo de la historia reciente (unos 20 años) de las redes inalámbricas, con defensores de una tecnología específica que a veces intentan introducir a la fuerza en un objetivo para el que dicha tecnología no se adapta. Recordemos WiMAX, que era de hecho (como IEEE 802.16m) una tecnología 4G oficial, pero se estrelló y se quemó. ¿Por qué? Porque no ofrecía ventajas reales sobre LTE-Advanced, y el bombo publicitario destruyó su credibilidad. Y lo mismo ocurrió con “bluetooth”, que al principio fue promocionado como una red inalámbrica, un papel para el cual era obviamente inadecuado.

En resumen: cualquier tecnología de sustitución tiene que tener una ventaja competitiva sostenible y demostrable en, al menos, una dimensión (tecnológica, financiera, operativa, etc.), o fallará. Y 5G sin licencia no tiene ninguna.

Se podría sugerir en tono de broma que se adapte la wi-fi para poder utilizarla en bandas con licencia. Pero esto no va a ocurrir y, por la misma razón, lo contrario es también bastante difícil. Por lo tanto, en vez de eso, es posible que el futuro de 5G sea que se convierta en la tecnología de área amplia. Y wi-fi, con .11ac hoy en día (y con el tiempo bajo forma de 802.11ax y quizá 802.11ay durante el crecimiento de 5G) intercomunicando (a veces denominado “hard handoff”) con 5G de forma transparente. Aplicando así de forma transparente la mejor herramienta para este trabajo en términos de tecnología y economía con el lugar, tráfico y política apropiados.

Se trata de la estrategia de “redes heterogéneas” o “HetNets” (cooperando las WWANs y las WLANs) y es finalmente la opción más económica; por ello, es la ganadora.

Finalmente, y quizá lo más importante, no hay que olvidar que la wi-fi tiene otro atributo que resultará ser simplemente insuperable para cualquiera que intente sustituir wi-fi con 5G: una base instalada enorme. Y la clave es el hecho de que una amplia base instalada mitiga casi cualquier amenaza potencial por mucho tiempo, y a veces para siempre. Así, los fabricantes de teléfonos móviles no pueden aplastar los servicios wi-fi con señales competidoras o intentar sustituir por completo la wi-fi con una nueva tecnología que tiene exactamente la misma funcionalidad sin provocar la ira de sus clientes.

Esto seguramente sea cierto durante los próximos 15 años o más, y probablemente lo sea para siempre. Los costes de actualización/sustitución serían enormes, y además la wi-fi se ha convertido en algo cultural, algo que esperan en cualquier lugar miles de millones de usuarios y dispositivos que trabajan y juegan felizmente en todo el mundo hoy en día. IEEE 802.11 y la Wi-Fi Alliance no muestran ninguna señal de que haya llegado la hora de cerrar la Oficina de Patentes.

Por lo tanto, ¿Sustituir la wi-fi por 5G? Buen intento. Pero no va a ocurrir. Y hablar de “prosperar” podría ser quedarse corto.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *